ANTOLOGIA DE DECALOGOS LITERARIOS

"Los Diez Mandamientos, considerados útiles reglas morales para vivir en sociedad, tienen un excelente uso literario. El escritor, al contar sus historias, debería hacer que sus personajes violen constantemente estos mandamientos, en conjunto o por partes. Mientras alguien robe, mate, mienta, fornique, blasfeme o desee a la mujer del prójimo tendremos un conflicto y en consecuencia una historia que contar. Por el contrario, si sus personajes se portan bien, no sucederá nada: todo será aburridísimo."
Fernando Ampuero


Uno de los más interesantes y que recoge más sabiduría, tiene un solo postulado. Se lo leí a Alejandro Quintana y dice:

"Porque en realidad ya se ha contado todo; lo novedoso es contarlo de forma interesante".

Es muy común que los escritores, cuando gozan de cierto reconocimiento, decidan organizar sus ideas en forma de recomendaciones que suelen enumerar en listas, generalmente en forma de decálogos, muy a manera de configurar una suerte de "Tablas de la Ley"o de "Diez Mandamientos" , en los que pontifican,-con razón o sin ella, en concordancia con su prestigio y sabiduría o apenas haciendo gala de una vana pretensión un tanto ególatra- sobre sus verdades decantadas acerca del oficio de escribir.

Unos condensan verdaderas sentencias, otras son apenas esbozos que naufragan en su propia babosería; unos son un compendio de ingenio, otros verdaderos destellos de humor, mientras algunos apenas sí resbalan como peligroso chascarrillo en el reino del lugar común.

De todas maneras, en esta página recopilamos algunos de ellos, como elemento para el análisis y estudio de los interesados en el ejercicio de escribir. Muy recomendado para aprendices y aficionados, para lectores desprevenidos, para alumnos de talleres literarios y para todos los que se deleitan del bello arte de la Literatura.

Al final citamos los más ingeniosos, clásicos, reconocidos o polémicos.

Lo que comenzó como un divertimento, pasó a ser una disciplina que permite enriquecer la teoría de la creación literaria, en la voz de los maestros. La idea original parte de la página www.emiliorestrepo.blogspot.com
Comentarios y aportes, favor remitirlos a emiliorestrepo@gmail.com

jueves, 23 de octubre de 2014

Decálogo para conjurar la mala suerte - Luis H. Aristizábal

Decálogo para conjurar la mala suerte
Luis H. Aristizábal

1. Toca madera. Siempre. Si no hay a la mano, el papel higiénico sirve: es un derivado.
Recomendaciones:
a) En todo caso es mejor tocar madera que un cable de alta tensión.
b) Si se trata de un naufragio, no toques madera, mejor agárrate de ella con todas tus fuerzas.
Preguntas frecuentes:
a) ¿Tener una viga en el ojo propio vale por tocar madera?
b) ¿Aplica en forma de árbol? En concreto, ¿el que a buen árbol se arrima toca madera?
c) Cuando Pinocho se rascaba, ¿tocaba madera al mismo tiempo?
d) El barniz y la pintura son aislantes. ¿Disminuyen notablemente el poder de tocar madera?
e) Escolio del carpintero: “No creo que tocar madera sirva… ¿Alguien ha oído hablar de una suerte de carpintero?”.
2. Cuando en casa empiecen a dañarse todas las cosas al mismo tiempo, no salgas de ella, porque un carro te espera para atropellarte. Se trata de esos días en que te levantas con el pie izquierdo y todos los semáforos están en rojo. El único remedio conocido es meterse debajo de las cobijas y esperar que pasen las horas.
3. Evita a los gatos afrodescendientes. Hay razas afroascendientes hermosas y que traen buena suerte.
4. En lugar de leer el horóscopo, escribe un Diario Íntimo: no es sino el horóscopo del día anterior.
5. No subas nunca una escalera. Podrías caerle encima al de malas que está pasando por debajo.
6. Reza siempre. A todos los dioses y santos que puedas. Entre más, mejor. Hay dioses a los que les conmueve la repetición o que acceden a tus ruegos por pura aburrición. Pero no abuses; no olvides que se llama “orates” a los locos que se la pasan orando.
Recomendación:
A santo que no haga milagros, déjale de rezar.
Pregunta frecuente:
¿Rezar es tocar madera en voz alta?
7. nunca tomes decisiones apresuradas. Lleva siempre contigo una moneda y unos dados para que el destino decida por ti.
Recomendación:
Lo que no debes hacer nunca es voltear la moneda. Eso es negar la suerte.
8. exige siempre garantía por el servicio de mago, profeta, pitonisa o afines. Si es preciso, a punta de revólver. Compraste una profecía que debe funcionar sin problemas durante un año. Si el desastre que te pronosticaron no ocurre en tiempo prudencial, es tu derecho y deber reclamar.
9. no lleves a la isla desierta Cien años de soledad. Sería de mal agüero.

10. pórtate mal. A los malos les suceden exactamente las mismas desgracias que a los buenos. Carpe diem, pero cave canem.

Aparte tomado de: