ANTOLOGIA DE DECALOGOS LITERARIOS

"Los Diez Mandamientos, considerados útiles reglas morales para vivir en sociedad, tienen un excelente uso literario. El escritor, al contar sus historias, debería hacer que sus personajes violen constantemente estos mandamientos, en conjunto o por partes. Mientras alguien robe, mate, mienta, fornique, blasfeme o desee a la mujer del prójimo tendremos un conflicto y en consecuencia una historia que contar. Por el contrario, si sus personajes se portan bien, no sucederá nada: todo será aburridísimo."
Fernando Ampuero


Uno de los más interesantes y que recoge más sabiduría, tiene un solo postulado. Se lo leí a Alejandro Quintana y dice:

"Porque en realidad ya se ha contado todo; lo novedoso es contarlo de forma interesante".

Es muy común que los escritores, cuando gozan de cierto reconocimiento, decidan organizar sus ideas en forma de recomendaciones que suelen enumerar en listas, generalmente en forma de decálogos, muy a manera de configurar una suerte de "Tablas de la Ley"o de "Diez Mandamientos" , en los que pontifican,-con razón o sin ella, en concordancia con su prestigio y sabiduría o apenas haciendo gala de una vana pretensión un tanto ególatra- sobre sus verdades decantadas acerca del oficio de escribir.

Unos condensan verdaderas sentencias, otras son apenas esbozos que naufragan en su propia babosería; unos son un compendio de ingenio, otros verdaderos destellos de humor, mientras algunos apenas sí resbalan como peligroso chascarrillo en el reino del lugar común.

De todas maneras, en esta página recopilamos algunos de ellos, como elemento para el análisis y estudio de los interesados en el ejercicio de escribir. Muy recomendado para aprendices y aficionados, para lectores desprevenidos, para alumnos de talleres literarios y para todos los que se deleitan del bello arte de la Literatura.

Al final citamos los más ingeniosos, clásicos, reconocidos o polémicos.

Lo que comenzó como un divertimento, pasó a ser una disciplina que permite enriquecer la teoría de la creación literaria, en la voz de los maestros. La idea original parte de la página www.emiliorestrepo.blogspot.com
Comentarios y aportes, favor remitirlos a emiliorestrepo@gmail.com

domingo, 26 de octubre de 2014

UN COMPENDIO DE FRASES LAPIDARIAS DE OSCAR WILDE SOBRE EL ARTE Y LA CREACION

UN COMPENDIO DE FRASES LAPIDARIAS DE OSCAR WILDE SOBRE EL ARTE Y LA CREACION

Si bien nunca escribió un decálogo como tal, Wilde fue una cantera irrefrenable de frases ingeniosas y afiladas que tocaron todo lo concerniente con el oficio de vivir y crear. Aquí un pequeño compendio con las que tienen que ver con el arte y la creación.

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo.

"No hay libros morales ni inmorales. Los libros están bien escritos o no lo están"

"La mentira, es decir, el relato de las bellas cosas falsas, constituye el fin mismo del arte"

"La diferencia entre literatura y periodismo es que el periodismo es ilegible y la literatura no es leída"

"Cualquiera puede hacer historia; pero sólo un gran hombre puede escribirla"

"No tengo por qué recordarte que la expresión es en sí misma el supremo y único modo de vida para un artista"

"El arte es la forma más intensa del individualismo que el mundo ha conocido"

"Amad al arte por sí y entonces todo lo demás se os dará por añadidura"

Día fatal aquél en que el público descubrió que la pluma es más poderosa que el adoquín, y puede ser arma más ofensiva"

"Cuando se está enamorado, comienza uno por engañarse a sí mismo y acaba por engañar a los demás. Esto es lo que el mundo llama una novela"

Una idea que no sea peligrosa no merece recibir ese nombre.

El único deber que tenemos con la historia es reescribirla

Ningún artista ve las cosas como son realmente; si así las ve, no es gran artista.

Nada tan peligroso como ser demasiado moderno. Corre uno el riesgo de quedarse súbitamente anticuado.

El secreto de la vida está en el arte.

Un genuino artista no presta ninguna atención al público.

No siento el menor deseo de ser un novelista popular, es demasiado fácil.

La mentira, es decir, el relato de las bellas cosas falsas, constituye el fin mismo del arte.

La literatura se anticipa siempre a la vida. No la copia, sino que la modela con arreglo a sus fines.

La gente buena, que pertenece al tipo normal y, por lo tanto, común, carece de interés artístico. La gente mala, desde el punto de vista del arte, ofrece cuadros fascinantes: posee color, variedad y extrañeza.

Se puede privar a un relato de su realidad al tratar de hacerlo demasiado cierto.

La literatura siempre se anticipa a la vida. No la copia, sino que la moldea a voluntad.

"Los buenos acaban bien y los malos acaban mal. Eso es lo que se llama ficción"

Ningún artista tiene simpatías éticas. En un artista, una simpatía ética constituye un imperdonable amaneramiento de estilo.

Me pasé toda la mañana corrigiendo las pruebas de uno de mis poemas, y quité una coma. Por la tarde, volví a ponerla.

Entre Hugo y Shakespeare han agotado los temas. Ya no es posible ser original ni siquiera en el pecado. No nos quedan emociones auténticas, sólo adjetivos extraordinarios.

"La buenas intenciones pueden tener valor en un sistema ético; pero en arte, no. No basta tenerlas; se ha de realizar la obra"

El mundo llama inmorales a los libros que le explican su propia vergüenza.

Después de todo qué es la moda? Desde el punto de vista artístico una forma de fealdad tan intolerable que nos vemos obligados a cambiarla cada seis meses.

"Que hablen mal de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen"

Es absurdo dividir a la gente en buena y mala. La gente es tan sólo encantadora o aburrida.

Los buenos terminan felices; los malos, desgraciados. Eso es la ficción.