ANTOLOGIA DE DECALOGOS LITERARIOS

"Los Diez Mandamientos, considerados útiles reglas morales para vivir en sociedad, tienen un excelente uso literario. El escritor, al contar sus historias, debería hacer que sus personajes violen constantemente estos mandamientos, en conjunto o por partes. Mientras alguien robe, mate, mienta, fornique, blasfeme o desee a la mujer del prójimo tendremos un conflicto y en consecuencia una historia que contar. Por el contrario, si sus personajes se portan bien, no sucederá nada: todo será aburridísimo."
Fernando Ampuero


Uno de los más interesantes y que recoge más sabiduría, tiene un solo postulado. Se lo leí a Alejandro Quintana y dice:

"Porque en realidad ya se ha contado todo; lo novedoso es contarlo de forma interesante".

Es muy común que los escritores, cuando gozan de cierto reconocimiento, decidan organizar sus ideas en forma de recomendaciones que suelen enumerar en listas, generalmente en forma de decálogos, muy a manera de configurar una suerte de "Tablas de la Ley"o de "Diez Mandamientos" , en los que pontifican,-con razón o sin ella, en concordancia con su prestigio y sabiduría o apenas haciendo gala de una vana pretensión un tanto ególatra- sobre sus verdades decantadas acerca del oficio de escribir.

Unos condensan verdaderas sentencias, otras son apenas esbozos que naufragan en su propia babosería; unos son un compendio de ingenio, otros verdaderos destellos de humor, mientras algunos apenas sí resbalan como peligroso chascarrillo en el reino del lugar común.

De todas maneras, en esta página recopilamos algunos de ellos, como elemento para el análisis y estudio de los interesados en el ejercicio de escribir. Muy recomendado para aprendices y aficionados, para lectores desprevenidos, para alumnos de talleres literarios y para todos los que se deleitan del bello arte de la Literatura.

Al final citamos los más ingeniosos, clásicos, reconocidos o polémicos.

Lo que comenzó como un divertimento, pasó a ser una disciplina que permite enriquecer la teoría de la creación literaria, en la voz de los maestros. La idea original parte de la página www.emiliorestrepo.blogspot.com
Comentarios y aportes, favor remitirlos a emiliorestrepo@gmail.com

jueves, 23 de octubre de 2014

Cómo escribir una buena historia para niños - Carl Hose

Cómo escribir una buena historia para niños
Escrito por Carl Hose | Traducido por Natalia Navarro


Escribir historias que los niños disfruten puede ser un reto. Los cuentos para niños van desde historias sin sentido hechas para entretener a través de tonterías a historias que quieren enseñar a los niños una lección mientras se divierten. Cómo cuentas la historia depende en gran medida de la edad de tu público objetivo. Una vez que has determinado la edad de tu público, puedes crear una historia fascinante que capturará su imaginación y los atraerá al mundo de la lectura.

1
Dirígete a un grupo de edad específico. Para niños de 2 a 4 años, crea una historia basada sobre todo en dibujos. Si tu historia es para niños de 5 a 7 años, esboza una historia simple que muestre a un protagonista con el que los niños de esa edad puedan identificarse y en una situación que puedan entender. A niños de entre 8 y 12 puedes contarles historias sencillas que se inclinen a géneros específicos, pero desde el punto de vista de un niño. Establecer tu público es crucial para enfocarte y escribir historias con éxito.

2
Define la historia que quieras contar. Incluso un relato simple necesita dirección. Para niños más pequeños, la historia puede contener sólo una o dos frases y una imagen. Siempre escribe un comienzo, un nudo y un final.


3
Para los niños más pequeños, presenta al personaje o personajes principales de manera que ellos tomen parte en la historia. Intentar presentarlos demasiado pronto hace que les sea difícil recordar. Cuanto más edad tenga tu público, (especialmente los de 8 a 12), más personajes podrás incluir en tu historia.

4
Escribe situaciones dramáticas apropiadas para cada edad. Un niño o niña perdida es un tema dramático para cualquier niño, pero funcionará mejor en edades de 5 a 7. Para niños más grandes, un protagonista que tiene problemas para hacerse amigos es un tema más fuerte. Considera escribir historias livianas de fantasmas, misterio y acción para niños de más de 10 años, con protagonistas de la misma edad.

5
Escribe finales felices. Mientras haya un final feliz, los niños pueden recuperarse de algo triste en la trama de tu libro. Hay mucho tiempo para finales no felices a lo largo de la vida. Una experiencia temprana de un niño con la lectura no necesita reflejar eso.


Consejos y advertencias

Personifica para lectores por debajo de 9 años. Esto significa dar a animales u objetos inanimados habilidades humanas como hablar o moverse.

Enseñar es bueno, pero entrelaza los mensajes a tus lectores más jóvenes de forma natural; los mantendrá entretenidos y ayudará a que retengan el mensaje.

Tomado de: