ANTOLOGIA DE DECALOGOS LITERARIOS

"Los Diez Mandamientos, considerados útiles reglas morales para vivir en sociedad, tienen un excelente uso literario. El escritor, al contar sus historias, debería hacer que sus personajes violen constantemente estos mandamientos, en conjunto o por partes. Mientras alguien robe, mate, mienta, fornique, blasfeme o desee a la mujer del prójimo tendremos un conflicto y en consecuencia una historia que contar. Por el contrario, si sus personajes se portan bien, no sucederá nada: todo será aburridísimo."
Fernando Ampuero


Uno de los más interesantes y que recoge más sabiduría, tiene un solo postulado. Se lo leí a Alejandro Quintana y dice:

"Porque en realidad ya se ha contado todo; lo novedoso es contarlo de forma interesante".

Es muy común que los escritores, cuando gozan de cierto reconocimiento, decidan organizar sus ideas en forma de recomendaciones que suelen enumerar en listas, generalmente en forma de decálogos, muy a manera de configurar una suerte de "Tablas de la Ley"o de "Diez Mandamientos" , en los que pontifican,-con razón o sin ella, en concordancia con su prestigio y sabiduría o apenas haciendo gala de una vana pretensión un tanto ególatra- sobre sus verdades decantadas acerca del oficio de escribir.

Unos condensan verdaderas sentencias, otras son apenas esbozos que naufragan en su propia babosería; unos son un compendio de ingenio, otros verdaderos destellos de humor, mientras algunos apenas sí resbalan como peligroso chascarrillo en el reino del lugar común.

De todas maneras, en esta página recopilamos algunos de ellos, como elemento para el análisis y estudio de los interesados en el ejercicio de escribir. Muy recomendado para aprendices y aficionados, para lectores desprevenidos, para alumnos de talleres literarios y para todos los que se deleitan del bello arte de la Literatura.

Al final citamos los más ingeniosos, clásicos, reconocidos o polémicos.

Lo que comenzó como un divertimento, pasó a ser una disciplina que permite enriquecer la teoría de la creación literaria, en la voz de los maestros. La idea original parte de la página www.emiliorestrepo.blogspot.com
Comentarios y aportes, favor remitirlos a emiliorestrepo@gmail.com

viernes, 24 de octubre de 2014

Consejos de Margaret Atwood

Consejos de Margaret Atwood


1 Tenga un lápiz a mano para escribir en los aviones. Las lapiceras chorrean. Sin embargo, si la mina se rompe no la puede afilar porque no se puede llevar un cuchillo a bordo. Así que lleve dos lápices.

2 Si al segundo lápiz se le rompe la mina siempre puede recurrir a una lima de uñas de metal o de cristal.

3 Lleve algo para escribir. El papel es bueno. En un apuro, pedazos de madera o su propio brazo son útiles.

4 Si usa una computadora, guarde siempre los textos en un pen-drive.

5 Haga ejercicios de espalda. El dolor distrae.

6 Mantenga la atención del lector (probablemente lo logre si consigue mantener la suya). Pero no sabe quién es el lector, de modo que es como pescar peces con una honda en la oscuridad. Lo que fascina a A matará de aburrimiento a B.

7 Lo más probable es que necesite un diccionario, una gramática elemental y un asidero a la realidad. Esto último significa que no hay almuerzo gratis. La escritura es un trabajo. También un juego. No le dará un plan de pensiones. Algunas personas pueden prestar ayuda, pero en esencia lo único que cuenta es Ud. Nadie lo obliga a hacerlo: Ud. lo eligió, así que no se queje.

8 Nunca lea su obra con la inocente expectativa que tiene en la primera y deliciosa página de un libro nuevo, porque Ud. la escribió. Ha estado entre bambalinas. Ha visto cómo los conejos se metían en el sombrero. Pídale a un par de amigos que le echen un vistazo antes de lanzarlo al negocio editorial. Pero es mejor que no tenga una relación romántica con ninguna de esas personas, a no ser que quiera romper con ella.

9. No se quedes sentado en medio del bosque. Si está perdido en la trama o se ha bloqueado, vuelva sobre sus pasos allí donde erró. Y tome otro camino. Y/o cambie al personaje. Cambie el tiempo. Cambie la primera página.


10 La oración debería funcionar. O leer algo más. O una visualización constante del Santo Grial, que es la versión final y publicada de su esplendoroso libro.