ANTOLOGIA DE DECALOGOS LITERARIOS

"Los Diez Mandamientos, considerados útiles reglas morales para vivir en sociedad, tienen un excelente uso literario. El escritor, al contar sus historias, debería hacer que sus personajes violen constantemente estos mandamientos, en conjunto o por partes. Mientras alguien robe, mate, mienta, fornique, blasfeme o desee a la mujer del prójimo tendremos un conflicto y en consecuencia una historia que contar. Por el contrario, si sus personajes se portan bien, no sucederá nada: todo será aburridísimo."
Fernando Ampuero


Uno de los más interesantes y que recoge más sabiduría, tiene un solo postulado. Se lo leí a Alejandro Quintana y dice:

"Porque en realidad ya se ha contado todo; lo novedoso es contarlo de forma interesante".

Es muy común que los escritores, cuando gozan de cierto reconocimiento, decidan organizar sus ideas en forma de recomendaciones que suelen enumerar en listas, generalmente en forma de decálogos, muy a manera de configurar una suerte de "Tablas de la Ley"o de "Diez Mandamientos" , en los que pontifican,-con razón o sin ella, en concordancia con su prestigio y sabiduría o apenas haciendo gala de una vana pretensión un tanto ególatra- sobre sus verdades decantadas acerca del oficio de escribir.

Unos condensan verdaderas sentencias, otras son apenas esbozos que naufragan en su propia babosería; unos son un compendio de ingenio, otros verdaderos destellos de humor, mientras algunos apenas sí resbalan como peligroso chascarrillo en el reino del lugar común.

De todas maneras, en esta página recopilamos algunos de ellos, como elemento para el análisis y estudio de los interesados en el ejercicio de escribir. Muy recomendado para aprendices y aficionados, para lectores desprevenidos, para alumnos de talleres literarios y para todos los que se deleitan del bello arte de la Literatura.

Al final citamos los más ingeniosos, clásicos, reconocidos o polémicos.

Lo que comenzó como un divertimento, pasó a ser una disciplina que permite enriquecer la teoría de la creación literaria, en la voz de los maestros. La idea original parte de la página www.emiliorestrepo.blogspot.com
Comentarios y aportes, favor remitirlos a emiliorestrepo@gmail.com

jueves, 23 de octubre de 2014

Consejos a los jóvenes literatos - Charles Baudelaire

Consejos a los jóvenes literatos
Charles Baudelaire
Los preceptos que se van a leer son fruto de la experiencia; la experiencia implica una
cierta suma de equivocaciones; y como cada cual las ha cometido –todas o poco menos-,
espero que mi experiencia será verificada por la de cada cual.
***
I
De la suerte y de la mala suerte en los comienzos
Los jóvenes escritores que hablando de un colega novel dicen con acento matizado de
envidia: "¡Ha comenzado bien, ha tenido una suerte loca!", no reflexionan que todo
comienzo está siempre precedido y es el resultado de otros veinte comienzos que no se
conocen.
... creo más bien que el éxito es, en una proporción aritmética o geométrica, según la fuerza
del escritor, el resultado de éxitos anteriores, a menudo invisibles a simple vista. Hay una
lenta agregación de éxitos moleculares; pero generaciones espontáneas y milagrosas jamás.
Los que dicen: "Yo tengo mala suerte", son los que todavía no han tenido suficientes éxitos
y lo ignoran.
***
Libertad y fatalidad son dos contrarios; vistas de cerca y de lejos son una sola voluntad. Y
es por eso que no hay mala suerte. Si hay mala suerte, es que nos falta algo: ese algo hay
que conocerlo y estudiar el juego de las voluntades vecinas para desplazar más fácilmente
la circunferencia.
***
II
De los salarios
Por hermosa que sea una casa es ante todo — y antes de que su belleza quede
demostrada— tantos metros de frente por tantos de fondo. De igual modo la literatura, que
es la materia más inapreciable, es ante todo una serie de columnas escritas; y el arquitecto
literario, cuyo sólo nombre no es una probabilidad de beneficio, debe vender a cualquier

precio.