ANTOLOGIA DE DECALOGOS LITERARIOS

"Los Diez Mandamientos, considerados útiles reglas morales para vivir en sociedad, tienen un excelente uso literario. El escritor, al contar sus historias, debería hacer que sus personajes violen constantemente estos mandamientos, en conjunto o por partes. Mientras alguien robe, mate, mienta, fornique, blasfeme o desee a la mujer del prójimo tendremos un conflicto y en consecuencia una historia que contar. Por el contrario, si sus personajes se portan bien, no sucederá nada: todo será aburridísimo."
Fernando Ampuero


Uno de los más interesantes y que recoge más sabiduría, tiene un solo postulado. Se lo leí a Alejandro Quintana y dice:

"Porque en realidad ya se ha contado todo; lo novedoso es contarlo de forma interesante".

Es muy común que los escritores, cuando gozan de cierto reconocimiento, decidan organizar sus ideas en forma de recomendaciones que suelen enumerar en listas, generalmente en forma de decálogos, muy a manera de configurar una suerte de "Tablas de la Ley"o de "Diez Mandamientos" , en los que pontifican,-con razón o sin ella, en concordancia con su prestigio y sabiduría o apenas haciendo gala de una vana pretensión un tanto ególatra- sobre sus verdades decantadas acerca del oficio de escribir.

Unos condensan verdaderas sentencias, otras son apenas esbozos que naufragan en su propia babosería; unos son un compendio de ingenio, otros verdaderos destellos de humor, mientras algunos apenas sí resbalan como peligroso chascarrillo en el reino del lugar común.

De todas maneras, en esta página recopilamos algunos de ellos, como elemento para el análisis y estudio de los interesados en el ejercicio de escribir. Muy recomendado para aprendices y aficionados, para lectores desprevenidos, para alumnos de talleres literarios y para todos los que se deleitan del bello arte de la Literatura.

Al final citamos los más ingeniosos, clásicos, reconocidos o polémicos.

Lo que comenzó como un divertimento, pasó a ser una disciplina que permite enriquecer la teoría de la creación literaria, en la voz de los maestros. La idea original parte de la página www.emiliorestrepo.blogspot.com
Comentarios y aportes, favor remitirlos a emiliorestrepo@gmail.com

jueves, 23 de octubre de 2014

Las seis reglas de escritura de George Orwell

Las seis reglas de escritura de George Orwell


Tal y como dice Orwell, “uno necesita reglas en las que se pueda confiar cuando falla el instinto”.  Acá, estas seis recomendaciones

1. Evita lo que ha sido usado

Nunca uses una metáfora, símil u otra figura retórica que estés acostumbrado a ver por escrito.

2. Elige la palabra más corta


Nunca uses una palabra larga donde puedas usar una corta.

3. Recorta todo lo que puedas

Si tienes la posibilidad de eliminar una palabra, elimínala siempre.

4. Escoge la voz activa


Nunca uses una voz pasiva cuando puedas usar la activa.
No se trata de evitarlas siempre. A veces las voces pasivas pueden estar justificadas, pero sí es verdad que no conviene abusar de este tipo de oraciones. Os explico de forma breve de qué se trata esto de la voz activa versus voz pasiva:
En una frase con voz activa es el sujeto el que realiza la acción. Por ejemplo: “El héroe blandió la espada”. El héroe es el sujeto y él es quien realiza la acción de blandir la espada. En la voz pasiva, el sujeto de la oración es el que recibe la acción. Por ejemplo, llevando la frase de antes a voz pasiva, diríamos que “La espada fue blandida por el héroe”.

5. Cuanto más sencillo, mejor


Nunca uses una locución extranjera, una palabra científica o un término de jerga si puedes encontrar una palabra equivalente en el español habitual (Nota: Orwell dice inglés en el texto original, pero lo he traducido por español porque es lo aplicable a nuestros textos).

6. Rompe las reglas si hace falta


Rompe cualquiera de estas reglas antes de escribir algo que esté fuera de lugar.