ANTOLOGIA DE DECALOGOS LITERARIOS

"Los Diez Mandamientos, considerados útiles reglas morales para vivir en sociedad, tienen un excelente uso literario. El escritor, al contar sus historias, debería hacer que sus personajes violen constantemente estos mandamientos, en conjunto o por partes. Mientras alguien robe, mate, mienta, fornique, blasfeme o desee a la mujer del prójimo tendremos un conflicto y en consecuencia una historia que contar. Por el contrario, si sus personajes se portan bien, no sucederá nada: todo será aburridísimo."
Fernando Ampuero


Uno de los más interesantes y que recoge más sabiduría, tiene un solo postulado. Se lo leí a Alejandro Quintana y dice:

"Porque en realidad ya se ha contado todo; lo novedoso es contarlo de forma interesante".

Es muy común que los escritores, cuando gozan de cierto reconocimiento, decidan organizar sus ideas en forma de recomendaciones que suelen enumerar en listas, generalmente en forma de decálogos, muy a manera de configurar una suerte de "Tablas de la Ley"o de "Diez Mandamientos" , en los que pontifican,-con razón o sin ella, en concordancia con su prestigio y sabiduría o apenas haciendo gala de una vana pretensión un tanto ególatra- sobre sus verdades decantadas acerca del oficio de escribir.

Unos condensan verdaderas sentencias, otras son apenas esbozos que naufragan en su propia babosería; unos son un compendio de ingenio, otros verdaderos destellos de humor, mientras algunos apenas sí resbalan como peligroso chascarrillo en el reino del lugar común.

De todas maneras, en esta página recopilamos algunos de ellos, como elemento para el análisis y estudio de los interesados en el ejercicio de escribir. Muy recomendado para aprendices y aficionados, para lectores desprevenidos, para alumnos de talleres literarios y para todos los que se deleitan del bello arte de la Literatura.

Al final citamos los más ingeniosos, clásicos, reconocidos o polémicos.

Lo que comenzó como un divertimento, pasó a ser una disciplina que permite enriquecer la teoría de la creación literaria, en la voz de los maestros. La idea original parte de la página www.emiliorestrepo.blogspot.com
Comentarios y aportes, favor remitirlos a emiliorestrepo@gmail.com

domingo, 26 de octubre de 2014

Consejos de escritura de Geoff Dyer

Consejos de escritura de Geoff Dyer


1. No pienses en el negocio


Nunca te preocupes por las posibilidades comerciales de un proyecto. Deja eso para los agentes y los editores. En una conversación con mi editor americano, yo le dije: «Estoy escribiendo un libro tan aburrido, tan limitado comercialmente, que si se publica seguramente te quedarás sin trabajo». Él me contestó: «Eso es exactamente lo que hace que me guste mi trabajo».

2. No escribas en espacios públicos


A principios de 1990 me fui a vivir a París. Por las razones literarias habituales: en aquella época, si te pillaban escribiendo en un pub de Inglaterra, podías acabar con la cabeza abierta a patadas; mientras que en París, dans les cafés… Desde entonces he desarrollado una aversión a escribir en público. Ahora pienso que se debe hacer solo en privado, como cualquier otra actividad lavatoria.

3. Sé tú mismo/a


No te conviertas en uno de esos escritores que se sentencian a sí mismos a una vida entera aspirando a convertirse en Nabokov.

4. Crea tus propias herramientas


Si usas un ordenador, actualiza y mejora constantemente las opciones de auto-corrección. Es la única razón por la que sigo fiel a esa porquería de ordenador que tengo, porque he invertido mucho ingenio y tiempo en construirme uno de los mayores archivos de auto-corrección de la historia de la literatura. Gracias a él, con teclear unas letras me basta para que emerjan palabras perfectamente formadas: “Niet” se convierte en “Nietzsche”, “fot” se convierte en “fotografía”, etc. ¡Genial!

5. Lleva un diario


El mayor pesar de mi vida como escritor es no haber llevado nunca un diario.

6. Permítete tener remordidimientos


Son combustible para tu escritura. Los remordimientos estallan en deseos por ser escritos.

7. No te limites a una idea


Ten siempre más de una idea en marcha. Si tengo que elegir entre escribir un libro y no hacer nada, siempre voy a elegir la segunda. Pero si tengo una idea para dos libros, tengo que elegir entre ellos y siempre elijo uno antes que el otro.

8. Aléjate de los clichés


Cuidado con ellos. Hay clichés en las respuestas, en las expresiones, en la observación, en el pensamiento e incluso en la concepción. Muchas novelas, incluso algunas que están bien escritas, son clichés en la forma en la que se han creado y se ajustan a las expectativas.

9. Sé constante


Hazlo todos los días. Convierte en un hábito poner tus observaciones en palabras y, poco a poco, esto se convertirá en instinto. Es la regla más importante de todas y, por supuesto, yo tampoco la sigo.

10. Persevera, si puedes


Nunca montes en una bicicleta con los frenos puestos. Si algo es de forma evidente demasiado difícil, déjalo y haz otra cosa. Trata de vivir sin recurrir a la perseverancia, aunque la escritura siempre está relacionada con la perseverancia. Tienes que insistir en ella. Cuando tenía treinta años, solía ir al gimnasio a pesar de que lo odiaba. El propósito de ir era posponer el día en que dejaría de ir para siempre. Eso es la escritura para mí: una forma de posponer el día en el que no escribiré más, el día en el que voy a hundirme en una depresión tan profunda que será indistinguible de la perfecta felicidad.
Tomado de: