ANTOLOGIA DE DECALOGOS LITERARIOS

"Los Diez Mandamientos, considerados útiles reglas morales para vivir en sociedad, tienen un excelente uso literario. El escritor, al contar sus historias, debería hacer que sus personajes violen constantemente estos mandamientos, en conjunto o por partes. Mientras alguien robe, mate, mienta, fornique, blasfeme o desee a la mujer del prójimo tendremos un conflicto y en consecuencia una historia que contar. Por el contrario, si sus personajes se portan bien, no sucederá nada: todo será aburridísimo."
Fernando Ampuero


Uno de los más interesantes y que recoge más sabiduría, tiene un solo postulado. Se lo leí a Alejandro Quintana y dice:

"Porque en realidad ya se ha contado todo; lo novedoso es contarlo de forma interesante".

Es muy común que los escritores, cuando gozan de cierto reconocimiento, decidan organizar sus ideas en forma de recomendaciones que suelen enumerar en listas, generalmente en forma de decálogos, muy a manera de configurar una suerte de "Tablas de la Ley"o de "Diez Mandamientos" , en los que pontifican,-con razón o sin ella, en concordancia con su prestigio y sabiduría o apenas haciendo gala de una vana pretensión un tanto ególatra- sobre sus verdades decantadas acerca del oficio de escribir.

Unos condensan verdaderas sentencias, otras son apenas esbozos que naufragan en su propia babosería; unos son un compendio de ingenio, otros verdaderos destellos de humor, mientras algunos apenas sí resbalan como peligroso chascarrillo en el reino del lugar común.

De todas maneras, en esta página recopilamos algunos de ellos, como elemento para el análisis y estudio de los interesados en el ejercicio de escribir. Muy recomendado para aprendices y aficionados, para lectores desprevenidos, para alumnos de talleres literarios y para todos los que se deleitan del bello arte de la Literatura.

Al final citamos los más ingeniosos, clásicos, reconocidos o polémicos.

Lo que comenzó como un divertimento, pasó a ser una disciplina que permite enriquecer la teoría de la creación literaria, en la voz de los maestros. La idea original parte de la página www.emiliorestrepo.blogspot.com
Comentarios y aportes, favor remitirlos a emiliorestrepo@gmail.com

martes, 7 de abril de 2015

LECCIONES DE TALLER LITERARIO Compendio de Orlando Ramírez Casas (ORCASAS)

LECCIONES DE TALLER LITERARIO Compendio de Orlando Ramírez Casas (ORCASAS)

El escritor y blogero Orlando Ramírez Casas(ORCASAS) ha sido un acucioso  observador de la realidad y de la cultura popular. Dentro de sus muchas inquietudes está la escritura y en la búsqueda de la apropiación de técnicas literarias anduvo por varios talleres literarios de la ciudad, extrayendo lo mejor de ellos.

De su discurso, extraemos algunas frases de su experiencia como tallerista:

               
"Pecar es transgredir alguna norma, y en este párrafo ya he usado dos lugares comunes o clichés de los que los talleres literarios prohíben terminantemente a sus talleristas. Se reconocen porque están entre comillas y con letra cursiva, dos cosas que prohíben juntar a los escritores del idioma los académicos de la lengua."

"... pero cada día admiro más la vocación del maestro de taller porque considero difícil, supremamente difícil y desgastante, la tarea de leer continuamente textos de aprendices y hacerles crítica y señalarles sus errores."


"La lectura y la escritura tienen niveles. Aprender a leer y escribir está en el primer nivel que lo saca a uno de la categoría de analfabeta. Luego viene lo de aprender a redactar, que se requiere para escribir cartas, memorandos, informes, y cosas de estudio o de trabajo. Sin importar los logros dentro de su profesión como decir másteres, doctorados, y especializaciones, a este nivel llega la mayoría de las personas en el transcurso de su vida. Hay un nivel que requiere escribir bien, y muy bien, que es el de los periodistas y reporteros. La palabra es una herramienta de su oficio. Pero hay un nivel que podemos identificar con el rótulo de “escritura literaria”. Va más allá de la simple redacción."


"El primer requisito es que a uno le guste la tarea, que le nazca. Es un talento que se trae en la sangre el del “llamado de la escritura”.



"Si uno nació con el virus de la escritura, o si le picó el virus en el camino, creo que un siguiente ingrediente, indispensable, es ser un buen lector. Parece mentira, pero hay personas que quieren escribir literariamente… y no leen. Las conozco. Así no se puede."

"El lector debe volverse, pues, selectivo con su tiempo y reservarlo sólo para aquellas lecturas que le sean de utilidad en su propósito. No todo sirve a todos. Para el profesor Francisco Maturana debe ser primordial leer todo lo que se haya escrito sobre fútbol. Es parte de su objetivo y de su vocación. Pero, para mí, ¿Qué sentido tiene que ocupe mi tiempo en eso? Mi interés se dirige hacia otro horizonte. Hay que ser, pues, selectivo. En mi caso, estoy en este momento leyendo libros de historia sobre Medellín y Antioquia. Tiempo me falta para eso. No puedo ocupar mis horas en otros temas. Descarto, entonces, la lectura de los best sellers de semáforo."

"En el oficio de escribir está, claro, la disciplina. Escribir le debe gustar tanto a uno que no sea un estorbo en las tareas sino un placer dedicar varias horas al día a escribir. Como el nadador, como el ciclista, como el violinista, dedicar varias horas del día a la tarea. Uno no puede querer ser escritor si actúa como atleta “trotadorcito de domingo”. Tiene que escribir todos los días."

"Pero viene, entonces, la parte final explícita en tu pregunta: “¿Cuál es el papel de los talleres literarios?”. Desde Homero, todos los escritores recorrieron el camino solos y sin ayuda. Fue dispendioso, con seguridad. Los talleres literarios ayudan a acortar el camino. Allí le recomiendan a uno los autores y los libros que verdaderamente vale la pena leer. Allí ejercita uno, por el método de aprender oyendo, la crítica literaria y la elaboración de reseñas. Allí ejercita uno el análisis de textos y la reflexión. Esta es, pues, una herramienta muy útil e indispensable para el buen escribir. Aprende también allí a desarrollar la creatividad literaria, no sólo en el ingenio de la creación de imágenes metafóricas, sino en los temas y en la forma de presentarlos. Allí lo bajan a uno de la nube cuando le da por inventar novelas de ciencia ficción con invasiones al planeta Schreks en cohetes de proyección galacticoespacial. Hay locos a los que les da por ese tema. Y, finalmente, allí le lapidan a uno los textos inmisericordemente una y otra vez, haciéndole ver los errores que comete, hasta que el texto admita lectura pública y tenga posibilidades de ser aceptado por una crítica imparcial. Como le dicen a uno en los talleres, “si lo que usted quería era escuchar elogios, debió ir a leerle sus escritos a la abuelita”.

"Los talleres literarios, como todo, también están dirigidos a aprendices de distintos niveles. Hay unos muy simples, y otros más avanzados. Allí uno puede permanecer todo el tiempo que quiera, sin límite de años. Pero uno tiene que evolucionar. Si un escrito de hoy queda como un escrito de hace cinco años, uno perdió el año. No puede, entonces, decir que tiene cinco años de experiencia en el taller, porque sólo tiene uno repetido cinco veces. Quien no evoluciona, se estanca."

"Un día llegué a la conclusión de que yo no podía ser el eterno tallerista, y tomé la decisión de retirarme. Creo que uno debe retirarse a tiempo. Sentí que ya podía graduarme de escritor. Pero el más connotado director de taller que hemos tenido, el escritor Manuel Mejía Vallejo, dijo que “uno nunca se gradúa de escritor, ese es un aprendizaje de todos los días hasta la muerte”. Sabía por qué lo decía."

Comparto con ustedes mi respuesta a un amigo que me preguntó sobre el asunto de los talleres, y anexo la lista de los 50 puntos que recogí en mis observaciones al paso por los distintos talleres a los que asistí. Como ven, el temario da para un pregrado, un posgrado, y una maestría.

Hagamos entonces un recorrido a través de los cincuenta puntos que propone ORCASAS,  que son:

1.1       Humildad
1.2       Orientación
1.3        Lecturas modelo y técnicas de trabajo
1.4        Cursos de lectura rápida
1.5        Literatura vs. redacción
1.6        Talento
1.7         Experiencia de vida
1.8         Lectura clásica
1.9         Estilo propio
1.10       Apego a la Academia
1.11       Disciplina.  Escribir todos los días
1.12       Autocorrección y revisión.  Buscar la palabra precisa
1.13       Acepte críticas desfavorables.  Son más útiles que las            favorables.
1.14       El texto debe defenderse por sí solo
1.15       Corrector de estilo, de gramática, de redacción, de puntuación
1.16       Recoger material de trabajo
1.17       Dar crédito a lo ajeno
1.18       Ejercitarse
1.19       Vencer la página en blanco
1.20       Historia que contar
1.21       Credibilidad
1.22       Conocimiento del tema
1.23       Buscar el alma
1.24       Mostrar hechos
1.25       Filosofía o mensaje
1.26       Ambiente apropiado
1.27       Planeación de la obra
1.28       Semblanza del personaje
1.29       Descripción del entorno o atmósfera
1.30       Diálogos
1.31       Monólogos
1.32       Música y ritmo
1.33       Ponerse a tono con el tiempo
1.34       Tropos, licencias o recursos literarios:
1.35       La metáfora
1.36       Transpolación
1.37       Amarres
1.38       Título
1.39       Primera frase
1.40       Primera página
1.41       Primer capítulo
1.42       Captar la atención
1.43       Sostenerla, conmover
1.44       Cierre apropiado o final eficaz
1.45       Primero alimentar la obra de datos, volverla frondosa
1.46       Después podar, eliminar lo superfluo
1.47       Tomar distancia, dejar reposar, antes de volver a revisar
1.48       Hasta tener algo bueno para mostrar, que aguante lectura pública
1.49       Una vez puesto el trabajo a consideración del público, deja de ser suyo.  Despréndase de él como de un hijo que pone casa aparte
1.50       Ayuda editorial y de mercadeo

Quien quiera profundizar más sobre la actividad literaria de este amigo, todo un personaje de la cultura popular, puede navegar en su blog: