ANTOLOGIA DE DECALOGOS LITERARIOS

"Los Diez Mandamientos, considerados útiles reglas morales para vivir en sociedad, tienen un excelente uso literario. El escritor, al contar sus historias, debería hacer que sus personajes violen constantemente estos mandamientos, en conjunto o por partes. Mientras alguien robe, mate, mienta, fornique, blasfeme o desee a la mujer del prójimo tendremos un conflicto y en consecuencia una historia que contar. Por el contrario, si sus personajes se portan bien, no sucederá nada: todo será aburridísimo."
Fernando Ampuero


Uno de los más interesantes y que recoge más sabiduría, tiene un solo postulado. Se lo leí a Alejandro Quintana y dice:

"Porque en realidad ya se ha contado todo; lo novedoso es contarlo de forma interesante".

Es muy común que los escritores, cuando gozan de cierto reconocimiento, decidan organizar sus ideas en forma de recomendaciones que suelen enumerar en listas, generalmente en forma de decálogos, muy a manera de configurar una suerte de "Tablas de la Ley"o de "Diez Mandamientos" , en los que pontifican,-con razón o sin ella, en concordancia con su prestigio y sabiduría o apenas haciendo gala de una vana pretensión un tanto ególatra- sobre sus verdades decantadas acerca del oficio de escribir.

Unos condensan verdaderas sentencias, otras son apenas esbozos que naufragan en su propia babosería; unos son un compendio de ingenio, otros verdaderos destellos de humor, mientras algunos apenas sí resbalan como peligroso chascarrillo en el reino del lugar común.

De todas maneras, en esta página recopilamos algunos de ellos, como elemento para el análisis y estudio de los interesados en el ejercicio de escribir. Muy recomendado para aprendices y aficionados, para lectores desprevenidos, para alumnos de talleres literarios y para todos los que se deleitan del bello arte de la Literatura.

Al final citamos los más ingeniosos, clásicos, reconocidos o polémicos.

Lo que comenzó como un divertimento, pasó a ser una disciplina que permite enriquecer la teoría de la creación literaria, en la voz de los maestros. La idea original parte de la página www.emiliorestrepo.blogspot.com
Comentarios y aportes, favor remitirlos a emiliorestrepo@gmail.com

lunes, 27 de abril de 2015

10 CLAVES FUNDAMENTALES PARA ESCRIBIR UN LIBRO

10 CLAVES FUNDAMENTALES PARA ESCRIBIR UN LIBRO
Tomado de:

Sabido es que tanto en la escritura como en el arte en general, no hay recetas que aseguren el éxito. No hay ofertas engañosas que te digan: "aplíquese esta crema dos veces al día y rebaje 15 kilos en dos semanas" o, más adaptado al tema:" use estos tips y automáticamente publicará todos sus libros y será uno de los escritores más famosos". Sin embargo, hay algunos fundamentos que son merecedores de ubicarlos en un decálogo de claves esenciales a la hora de iniciar un proyecto literario que, si bien no garantizan el éxito, al menos te ayudarán a organizarte mejor y tener mas opciones de culminar tu proyecto.

1.-Lee: La lectura es la verdadera escuela de un escritor. No son los talleres literarios, de narrativa o cursos (sin restarle méritos) sino la lectura, mientras más temprano empieces a leer, mejor. Ocurre que, si lees desde muy joven, podrás contrastar la manera en que entiendes de distinto modo las historias mientras vas madurando y eso también te ayuda a escribir. Las historias quedan plasmadas, pero no son estáticas, quienes las leen cambian de opinión y tienen otra visión de las cosas con el paso del tiempo. La lectura es la primera escuela de la técnica, te brinda no solo recursos, sino la manera de usarlos, de donde debe salir luego tu estilo propio. No se trata de copiar al calco, pero como en todo arte, hay ciertos fundamentos necesarios de la técnica que deben dominarse o como mínimo entenderse para alcanzar cierto nivel en tus obras.

2.-Usa un Diccionario: Un diccionario común te servirá para asegurarte de usar las palabras correctas, evitando errores que luego cuestan mucho al quedar el libro con palabras cuyo encuadre en la frase o párrafo es algo confusa. Un diccionario de sinónimos - antónimos te ayudará a buscar términos varios para no repetirte demasiado.


3.- Planificación previa: Para comenzar un proyecto primero debemos planificar los pasos a dar, saber bien sobre que vamos a escribir, hacer una guía, especie de mapa de toda la historia, que puede variar por alguna idea surgida en medio del proceso de creación, pero que a rasgos generales debe tener una dirección definida.

4.-Horario de escritura: Es importante tener disciplina en esto. No importa si solo dispones de los domingos en la mañana y los miércoles en la noche, pero si decides que tu horario de escritura serán esos dos turnos, debes respetarlos y no alterarlos por ninguna diversión ocasional. La constancia y la planificación son elementos fundamentales, difícilmente uno da resultados sin el otro.

5.-El Síndrome de la hoja en blanco: Quien me diga que no le ha pasado es un personaje de novela, uno bastante extraño, por cierto. Lo mas importante es entender que después de iniciar el asunto radica en terminar, lo escrito puede ser corregido (de hecho lo más común es que lo sea). es la presión propia la que fortalece este síntoma de la hoja en blanco. Fuerza, escribe sobre lo que quieras, si te trancas en un cuento puedes iniciar otro y quizás esto ayude a que nazcan nuevas ideas. Lo mismo si sales a dar un paseo, contemplas la naturaleza, a veces la cosa más sencilla nos ayuda a despertar ideas en nuestro interior.

6.-Documéntate: Esto, mas que necesario, se puede considerar un asunto de ética. Es muy desagradable que escribas una historia que se desarrolla en Italia y siquiera te tomes la molestia de investigar el nombre de algunos lugares reales de dicho país. si quieres hablar de religión no tienes que leerte los libros sagrados que existan, pero al menos leer al respecto, es desagradable conseguir disparates sobre ciertos temas, mas aún si al lector le interesa o se dedica a dicho tema.

7.-Desarrolla tu estilo: Sí, es obvio que esto cada vez es más difícil si tomamos en cuenta de que siempre tendremos presente lo que hemos leído, aunque pretendamos no hacerlo. Los nuevos estilos son compilados de viejos estilos con alguno que otro toque personal pero es ese toque el que le da relevancia a tu "estilo". ¿A qué se refiere en concreto? Eso no puede decírtelo ni enseñártelo nadie. Algo fundamental es no copiar íntegramente el estilo de otro escritor, por mucho que te guste, una cosa es la técnica y otra es que empieces una historia con:" 200 años después, frente al pelotón de fusileros con cañones laser, nuestro héroe recordó cuando su maestro lo llevó a conocer la nueva fuente de energia espacial". Todos somos seres únicos, seguro tenemos no solo algo que contar, sino alguna manera de hacerlo que en algo se diferencie de los demás.

8.- Esto no es un oficio artesanal, pero acá también se aprende "dañando": Mas allá de los gustos, es posible que tus primeras historias tengan muchas fallas, algunos incluso de técnica, no pasa nada, solo aprende de tus errores, reconociendo que siempre se ha de aprender en el arte. Es duro que dentro de 15 años te des cuenta de que arruinaste una idea genial por falta de técnica, quizás para ese tiempo podrías hacer maravillas con esa misma idea pero ya la usaste. Así es esto, debes elegir alguna idea para trabajar, a riesgo de que en el proceso de aprendizaje no le saques la cuarta parte del provecho que podrías.

9.- Pon a prueba tu libro ante algunos amigos, familares... Tres amigos en quienes reconozcas cierta experiencia como lectores deben bastarte. Eso si, busca sinceridad, no tiene sentido si se lo das a tu hermano y esposa, a menos que de manera excepcional, ellos puedan romper el lazo familiar para serte sinceros, pero no es lo más común. No luches para convencer a todos de que eres una maravilla de escritor, acepta las críticas con humildad y trabaja luego sobre lo que consideres debes mejorar.

10.- Revisa tu trabajo cada cierto tiempo: Hay quienes recomiendan dejar reposar una novela unas semanas, otros, al menos seis meses, otros años. Lo importante es que la dejas después de terminada a un lado mientras inicias nuevos proyectos. Desde luego, mientras más tiempo pase, mas habrás vivido, leído, conocido... y tu opinión sobre ciertas cosas variará más, pero no sería inteligente revisar una sola novela cada 5 años y nunca publicarla esperando para revisarla al volver de la tumba como zombi o resucitado. Lo que te recomiendo es revisarla al menos dos veces. Dejarla unas semanas, meses, año(s) y revisarla, para luego repetir la operación. Eso te ayuda a ver las cosas desde otra perspectiva.