ANTOLOGIA DE DECALOGOS LITERARIOS

"Los Diez Mandamientos, considerados útiles reglas morales para vivir en sociedad, tienen un excelente uso literario. El escritor, al contar sus historias, debería hacer que sus personajes violen constantemente estos mandamientos, en conjunto o por partes. Mientras alguien robe, mate, mienta, fornique, blasfeme o desee a la mujer del prójimo tendremos un conflicto y en consecuencia una historia que contar. Por el contrario, si sus personajes se portan bien, no sucederá nada: todo será aburridísimo."
Fernando Ampuero


Uno de los más interesantes y que recoge más sabiduría, tiene un solo postulado. Se lo leí a Alejandro Quintana y dice:

"Porque en realidad ya se ha contado todo; lo novedoso es contarlo de forma interesante".

Es muy común que los escritores, cuando gozan de cierto reconocimiento, decidan organizar sus ideas en forma de recomendaciones que suelen enumerar en listas, generalmente en forma de decálogos, muy a manera de configurar una suerte de "Tablas de la Ley"o de "Diez Mandamientos" , en los que pontifican,-con razón o sin ella, en concordancia con su prestigio y sabiduría o apenas haciendo gala de una vana pretensión un tanto ególatra- sobre sus verdades decantadas acerca del oficio de escribir.

Unos condensan verdaderas sentencias, otras son apenas esbozos que naufragan en su propia babosería; unos son un compendio de ingenio, otros verdaderos destellos de humor, mientras algunos apenas sí resbalan como peligroso chascarrillo en el reino del lugar común.

De todas maneras, en esta página recopilamos algunos de ellos, como elemento para el análisis y estudio de los interesados en el ejercicio de escribir. Muy recomendado para aprendices y aficionados, para lectores desprevenidos, para alumnos de talleres literarios y para todos los que se deleitan del bello arte de la Literatura.

Al final citamos los más ingeniosos, clásicos, reconocidos o polémicos.

Lo que comenzó como un divertimento, pasó a ser una disciplina que permite enriquecer la teoría de la creación literaria, en la voz de los maestros. La idea original parte de la página www.emiliorestrepo.blogspot.com
Comentarios y aportes, favor remitirlos a emiliorestrepo@gmail.com

lunes, 3 de agosto de 2015

Los consejos de escritura de Virginia Woolf

Los consejos de escritura de Virginia Woolf

“Por cierto, el único consejo que una persona puede darle a otra sobre la lectura es que no acepte consejos, que siga su propio instinto, que utilice su sentido común, que llegue a sus propias conclusiones”. V.W.

Rodéate de otros escritores y artistas: debes relacionarte con otros autores y recordar que no todo lo que vales es lo que escribes

Escribe un diario: Virginia Woolf mantuvo un diario de forma regular durante casi tres décadas. Escribir para uno mismo ayuda a crear hábito y desarrollar habilidades creativas y estilísticas.

Crea tu propio camino: “Todo método es correcto, cualquier método lo es, ya que expresa lo que nosotros escritores queremos expresar”, aseguraba la autora. No debe importarte lo que están haciendo los demás, tienes que hacer lo que quieras, como quieras y para decir lo que quieras.

Sal de casa: Es un consejo que se repite ya que muchos son los escritores que incluían en sus rutinas diarias salir a pasear, algo a lo que Woolf era una gran aficionada.

Ten un lugar y un momento para escribir: Para poder escribir no solo hay que tener “una habitación propia” en la que hacerlo, sino también un momento de tiempo reservado para ello.

Para un momento, respira y piensa: Virginia Woolf creía que la verdad emergía del subconsciente “en tus sueños” y “en la ociosidad”.

Lucha contra tus demonios con la pluma: Deja que tu mente cree lo que quiere crear y no te autocensures. Al fin y al cabo, es más fácil luchar contra los fantasmas que contra la realidad, señalaba.

Escribir es una habilidad por la que mereces ser pagado: La autora hacía especial hincapié en que todo trabajo merece una compensación.

No te conviertas en otra pieza de detritus literario: Hay que ser claro con uno mismo y sincero. En uno de sus textos lamenta la publicación de contenidos antes de que mereciesen salir al mundo.

No puedes negar tu talento natural: Por mucha teoría y por muchas lecciones, si se tiene talento hay que dejar que a veces se imponga.

Tomado de: