ANTOLOGIA DE DECALOGOS LITERARIOS

"Los Diez Mandamientos, considerados útiles reglas morales para vivir en sociedad, tienen un excelente uso literario. El escritor, al contar sus historias, debería hacer que sus personajes violen constantemente estos mandamientos, en conjunto o por partes. Mientras alguien robe, mate, mienta, fornique, blasfeme o desee a la mujer del prójimo tendremos un conflicto y en consecuencia una historia que contar. Por el contrario, si sus personajes se portan bien, no sucederá nada: todo será aburridísimo."
Fernando Ampuero


Uno de los más interesantes y que recoge más sabiduría, tiene un solo postulado. Se lo leí a Alejandro Quintana y dice:

"Porque en realidad ya se ha contado todo; lo novedoso es contarlo de forma interesante".

Es muy común que los escritores, cuando gozan de cierto reconocimiento, decidan organizar sus ideas en forma de recomendaciones que suelen enumerar en listas, generalmente en forma de decálogos, muy a manera de configurar una suerte de "Tablas de la Ley"o de "Diez Mandamientos" , en los que pontifican,-con razón o sin ella, en concordancia con su prestigio y sabiduría o apenas haciendo gala de una vana pretensión un tanto ególatra- sobre sus verdades decantadas acerca del oficio de escribir.

Unos condensan verdaderas sentencias, otras son apenas esbozos que naufragan en su propia babosería; unos son un compendio de ingenio, otros verdaderos destellos de humor, mientras algunos apenas sí resbalan como peligroso chascarrillo en el reino del lugar común.

De todas maneras, en esta página recopilamos algunos de ellos, como elemento para el análisis y estudio de los interesados en el ejercicio de escribir. Muy recomendado para aprendices y aficionados, para lectores desprevenidos, para alumnos de talleres literarios y para todos los que se deleitan del bello arte de la Literatura.

Al final citamos los más ingeniosos, clásicos, reconocidos o polémicos.

Lo que comenzó como un divertimento, pasó a ser una disciplina que permite enriquecer la teoría de la creación literaria, en la voz de los maestros. La idea original parte de la página www.emiliorestrepo.blogspot.com
Comentarios y aportes, favor remitirlos a emiliorestrepo@gmail.com

martes, 19 de enero de 2016

Almanaque Colombiano de frases memorables

Almanaque Colombiano de frases memorables

Este ejercicio es bien interesante. En un portal, el blogero Felipe Priast se tomó el trabajo de recopilar las frases lapidarias más famosas de los últimos años en estas tierras del Sagrado Corazón. Como decía la abuela, “Ahí estamos pintados los colombianos”. Nos reflejan en toda su dimensión y muestra parte de nuestra naturaleza. Se las comparto. 
Tomadas de:

"Estos últimos 30 años, que empezaron en Noviembre de 1985 con la reconquista del Palacio de Justicia a punta de proyectiles de tanqueta, han sido tres décadas ricas en historias y eventos significativos sobre los cuales se ha forjado la identidad nacional, lo que significa ser un colombiano en el siglo XXI. Fueron 30 años en los que arreció la guerra contra las Farc, se asentó el fenómeno del narcotráfico y emergió el fenómeno paramilitar, pero también fueron seis lustros en los que fuimos a cuatro mundiales de futbol, ganamos una Vuelta a España, un Giro de Italia y dos coronas (perdón, una) de Miss Universo. Han sido 30 años ricos en eventos decisivos, personajes y sucesos, pero a su vez, tres décadas de frases memorables que necesitan ser registradas para la posteridad.
Para conmemorar estos últimos 30 años de la historia moderna de Colombia, Doble 7 se ha tomado la molestia de producir una antología de las frases más importantes de estas últimas tres décadas, frases que han ayudado a forjar, para bien o para mal, la identidad nacional. Aquí los dejo con el “Almanaque Priast de Frases Memorables”, también conocido como “Las 30 de Doble 7”:

“Perder es ganar un poco”, Francisco Maturana, Una de las joyas de esta lista. La emergencia de la filosofía “maturanesca” hacia los primeros planos de la realidad nacional es, sin duda, uno de los eventos de estos últimos 30 años.

“Defendiendo la Democracia, Maestro”, Coronel Plazas Vega. Esta frase es uno de los hitos de nuestro tiempo. Es el equivalente moderno de “El poder, ¿para qué?”, de Darío Echandía, una frase que aún retumba en nuestro ideario nacional.

“El que tiene pa’l whisky, tiene pa’l hielo”, Diomedes Díaz. En el contexto nacional, el único capaz de desafiar la supremacía filosófica de Francisco Maturana era Diomedes Díaz, siendo el cantante vallenato un hombre de un concretismo más rico que el expuesto en la filosofía maturanesca. Si Maturana es nuestro Platón, Diomedes es nuestro Aristóteles.

“¡Le voy a dar en la cara, marica!”, Álvaro Uribe Vélez, ¿Qué se puede decir de esta frase que no se haya dicho ya? En los anales de la cultura pop de Occidente “¡Le voy a dar en la cara, marica!” ocupa un lugar de privilegio apenas compartido por la “Marilyn Monroe” de Andy Warhol y “Let it be” de los Beatles. Ninguna otra frase se ha epitomizado de igual forma como el símbolo de lo que significa ser un colombiano.

“¡Usted no sabe quién soy yoooo!”, Nicolás Gaviria. Esta reciente frase del joven Nicolás Gaviria, borracho, se trepó a lo más alto de esta antología de frases célebres por su profunda resonancia social. Es el grito de guerra de la burguesía acomodada, la lanza afilada con la que los más pudientes se defienden de los abusos de la fuerza pública y las insolencias del populacho.

“Es mejor ser rico que ser pobre”, Antonio Cervantes, Pambelé. Otra que resiste los embates del tiempo. Con esta frase Pambelé sintetizó el sentir del colombiano de nuestro tiempo (de todos los tiempos, en realidad) porque, ¿quién es capaz de negar que la riqueza es un estado superior a la pobreza?

“¡Eres un negro hijueputa, eres un negro malparido! ¡N-E-G-R-O-O-O!”, Shirley Berrio. Una frase lapidaria que resume la modernidad y el progresismo en temas raciales que han alcanzado Cartagena y Colombia en estas últimas tres décadas.

“Todo lo peligroso se convierte en plata”, Pablo Escobar. Pablo soltó un gran número de frases memorables que quedaron inmortalizadas en la miniserie sobre su vida, que arrasó en audiencia hace un par de años, pero para Doble 7, esta es la mejor de todas. Una vez más, es imposible negar la sabiduría que encierra esta frase, pues todo lo que acarrea un peligro, en un país de tenderos como Colombia, puede resolverse con dinero, sin duda.

“Todos sabemos que en Colombia no hay obrita sin serruchito”, Fernando Londoño, exministro del Interior del gobierno de Álvaro Uribe Vélez. ¿Y quién se atreve a refutar esta? El exministro Londoño expresa esta realidad de una manera tan “cuca”, que pareciera que hacer “serruchito” en un contrato de obras públicas fuera una pilatuna de colegio de un “enfant terrible”.

“La plata que deja una alcaldía no la deja un embarque”, Senador Juan Carlos Martínez. El dilema de si seguir una carrera de servicio público o una como narcotraficante queda resuelto con esta joya de la sabiduría “martinezca”. No hay discusión, es mucho mejor la primera opción y enriquecerse robando al Estado.

“Meterle plata al Chocó es como meterle un perfume a un bollo”, Diputado de Antioquia Rodrigo Mesa. Otra de la joyas de la corona en asuntos raciales, espetada por el muy blanco y muy majo diputado de Antioquia Rodrigo Mesa, frase que va de la mano con la de Shirley Berrio.

“Los partidos se pierden, se ganan o se empatan”, Carlos Antonio Vélez. Simplemente, una de las grandes revelaciones de nuestro tiempo. Hay algo de budismo Zen en esta afirmación del “genio” de los comentarios deportivos, el gran Carlos Antonio.

“I fron iso eeh, soo shhh, always sooo….socialiti”, Yeris Sepúlveda, Señorita Guainía 1999. El inglés del colombiano solo es comparable a aquel hablado en las mejores universidades de Oxford. Somos uno de los países mejor preparados para la globalización pues acá todos hablamos inglés, ¿sí o no, Yeris?

“La libertad de Ublime”, Shakira. Todos los colombianos tenemos una deuda histórica con Shakira. Sin que nosotros lo sospecháramos, la cantante barranquillera descubrió un nuevo prócer en nuestro himno, el misterioso “Ublime”.

“Qué maestro ni qué maestro ni qué hijueputa”, Carlos ‘el “Pibe’ Valderrama. Criticar las decisiones arbitrales es un lugar común del mundo del futbol, pero criticar como lo hace el ‘Pibe’ Valderrama, en su estilo único, es algo que merece entrar en esta antología. Con esta memorable frase se despachó contra el árbitro Oscar Julián Ruiz, siendo técnico del Junior, por el supuesto robo de un partido, por allá por el año 2007.

“Es imposible, desde un punto de vista químico, que una persona esté embriagada con 8 o 10 cervezas, que fue lo único que me tomé”, Modesto de La Cruz, Secretario de Tránsito de Turbaco. Si, Modesto, es injusto que los policías sepan tan poco de química.

“Mi fiesta fue humilde y modesta”, Concejal de Cartagena Quinto Guerra. Otro de los errores de juicio de la opinión publica colombiana, creer que la “fiestecita” de Quinto, con 1,500 invitados, 300 cajas de whisky, conjuntos vallenatos de renombre y montañas de comida, fue una descomunal zambra. No hay derecho para tanta injusticia. Esa fiesta no fue algo más que una “ronera” grande, ¿sí o no, Quinto?

“Pablo Escobar es bueno”, Padre Rafael García Herreros. Sí, padre, Atila, Hitler y Stalin también fueron unos buenos muchachos.

“Ni tengo ni necesito; pero si me dan, cojo”, Diomedes Díaz. El Cacique de la Junta hace su segunda aparición en esta antología con este diamante de la sabiduría popular.

“La única diferencia entre Messi y yo es que Messi juega en el Barcelona y yo juego en el Quindío”, Hugo Rodallega. Modestia colombiana en todo su esplendor.

“¡Voy a hacer que los trasladen al Chocó!”, Nicolás Gaviria. El gran Nico posee un honor difícil de igualar. En la misma noche, en el mismo sitio, en frente de los mismos policías, soltó, con apenas 3 minutos de diferencia, dos frases memorables, que se han colado en esta antología. Un récord casi que imposible de igualar.

“Hombre con hombre; mujer con mujer; del mismo modo y en sentido contrario”, Verónica Velásquez, Señorita Antioquia 2008. La bella Verónica, con una sola frase, transformó el mapa de las relaciones entre individuos de un mismo género e incluso entre individuos de diferentes especies. Después de dar su memorable respuesta, todo lo demás quedó validado: hombre con yegua, burro con cerdo, mujer con marciano, androide con gusano, ustedes dirán.

“Inaugurar esa placa es como si los ingleses le hubieran dedicado una placa a los nazis por sus ataques aéreos durante la Segunda Guerra Mundial”, Juan Carlos Gossain, Gobernador de Bolívar. La inauguración de la placa en conmemoración a los caídos en la Batalla de Cartagena, en 1741, reveló otro de los fuertes de los colombianos: la Historia. Este es un país de historiadores, de Heródotos y Gibbons, nada qué hacer, ¿sí o no Juanqui?

“No cumplir una meta es ya de por si una meta”, Francisco Maturana. Otro pedazo de reflexión del Platón del futbol, el gran Pacho Maturana.

“Si la mete es gol”, Carlos Antonio Vélez. ¿Qué se puede decir de esta afirmación tan cargada de intuición y excelsos poderes de observación? Una frase que parece incompleta, sacada de una idea aun mayor, como por ejemplo: Si la mete, es gol y si no la mete, no es gol; si patea por alto, está arriba, si patea por abajo, está abajo; si cabecea la pelota, le da con la cabeza y si la toca con la mano, es mano. Genio.

“Como decía Einstein: El fin justifica los medios”, Senadora Nidia Marcela Osorio. 100% intelectualidad colombiana. Solo una persona como la senadora Osorio es capaz de sintetizar las ideas de Maquiavelo y Einstein en una misma frase.

“Víctor Aristizábal es el mejor jugador del mundo sin balón”, Hernán Darío ‘el Bolillo’ Gómez. En cuestiones de futbol, el profesor Maturana solo tiene un rival filosófico: el Bolillo Gómez. Jugar sin balón es una idea de igual valía a conducir sin carro, Hamlet sin el personaje de Hamlet, Cristianismo sin Cristo o una limonada sin limones. Jugar fútbol sin balón supera lo metafísico y se adentra en lo cósmico.

“Lo que es con Uribe es conmigo”, lema del Centro Democrático. Nada encapsula de igual forma la belicosidad de los uribistas que su frase “de guerra”. Uno casi que puede ver a los uribistas remangándose la camisa para ir a darle en la cara (marica) al que sea.

“Miss Universo es………….Miss Colombia………(lapso de 4 minutos con flashes, lágrimas de felicidad, abrazos, corona, bastón, besos)…………Me disculpo, lo siento, Colombia es la virreina, Miss Universo es la señorita Filipinas”, Steve Harvey. Lección de humildad de un comediante gringo a una reina de belleza prepotente y un tanto intoxicada de “divismo”.

“No sé, Ernesto, no sé”, Diomedes Díaz. El estribillo colombiano para denotar una situación de incertidumbre. Quién iba a pensar que aquella entrevista que le concedió Diomedes a Ernesto McCausland iba a tener tanta repercusión lingüística en nuestro país. Un “no sé” en nuestro país es, desde hace un par de años, un “No sé, Ernesto, no sé”.

La ñapa del Almanaque Priast de Frases Memorables, es el que se ha convertido en el insulto preferido de los colombianos en estos últimos 30 años:

“¡Pirobo malparido, gonorrea triple hijueputa!”. Solo un colombiano es capaz de poner en una misma oración una palabra lunfarda, un mal parto, una enfermedad venérea y un madrazo por triplicado, para insultar al prójimo.

Y las ñapas del blog:

"Que me vas a decir vos a mí, si sos un pobre periodista arrastrado y yo me gano 50 millones mensuales, chichipato, lagaña de mico" El Tino Asprilla a un periodista que lo cuestionaba, muy en la tónica de nuestros deportistas y artistas, ídolos con pies de barro a los que le puede la fama y los triunfos se les suben a la cabeza.

"Esculpo sobre el mármol mi palabra solemne: prometo que en mi mandato no subirán los impuestos" Juan Manuel Santos, presidente. No hay comentarios

“Las puertas de la cárcel se iban abriendo como por arte de magia”, del narcotraficante Ramón Matta Ballesteros, cuando se fugó de la prisión, según él, sin complicidad de la guardia

“En Colombia se muere más gente de envidia que de cáncer” del campeón Cochise Rodriguez, que no necesita explicación


“La Farc no tiene dinero, no recluta niños, no es un cartel de droga y no matamos al papá de Alvaro Uribe”….dichas en diversas ocasiones por miembros del Secretariado…sin palabras

Esperamos mas colaboraciones de nuestros lectores