ANTOLOGIA DE DECALOGOS LITERARIOS

"Los Diez Mandamientos, considerados útiles reglas morales para vivir en sociedad, tienen un excelente uso literario. El escritor, al contar sus historias, debería hacer que sus personajes violen constantemente estos mandamientos, en conjunto o por partes. Mientras alguien robe, mate, mienta, fornique, blasfeme o desee a la mujer del prójimo tendremos un conflicto y en consecuencia una historia que contar. Por el contrario, si sus personajes se portan bien, no sucederá nada: todo será aburridísimo."
Fernando Ampuero


Uno de los más interesantes y que recoge más sabiduría, tiene un solo postulado. Se lo leí a Alejandro Quintana y dice:

"Porque en realidad ya se ha contado todo; lo novedoso es contarlo de forma interesante".

Es muy común que los escritores, cuando gozan de cierto reconocimiento, decidan organizar sus ideas en forma de recomendaciones que suelen enumerar en listas, generalmente en forma de decálogos, muy a manera de configurar una suerte de "Tablas de la Ley"o de "Diez Mandamientos" , en los que pontifican,-con razón o sin ella, en concordancia con su prestigio y sabiduría o apenas haciendo gala de una vana pretensión un tanto ególatra- sobre sus verdades decantadas acerca del oficio de escribir.

Unos condensan verdaderas sentencias, otras son apenas esbozos que naufragan en su propia babosería; unos son un compendio de ingenio, otros verdaderos destellos de humor, mientras algunos apenas sí resbalan como peligroso chascarrillo en el reino del lugar común.

De todas maneras, en esta página recopilamos algunos de ellos, como elemento para el análisis y estudio de los interesados en el ejercicio de escribir. Muy recomendado para aprendices y aficionados, para lectores desprevenidos, para alumnos de talleres literarios y para todos los que se deleitan del bello arte de la Literatura.

Al final citamos los más ingeniosos, clásicos, reconocidos o polémicos.

Lo que comenzó como un divertimento, pasó a ser una disciplina que permite enriquecer la teoría de la creación literaria, en la voz de los maestros. La idea original parte de la página www.emiliorestrepo.blogspot.com
Comentarios y aportes, favor remitirlos a emiliorestrepo@gmail.com

miércoles, 20 de enero de 2016

Michel Tournier : CITAS, FRASES, DECLARACIONES Y POÉTICA:

Michel Tournier : CITAS, FRASES, DECLARACIONES Y POÉTICA:

 

Un puñado de citas del escritor francés (1924-2016), fallecido en enero de 2016:

 

- Se define como "un artesano que trabaja para el lector".

 

- "Yo no escribo para mí ni para encontrar una moral o un sentido a las cosas. Escribo ni más ni menos que para ser leído".

 

- "Yo quería emular a maestros como Spinoza, Kant o Leibniz, pero no fue posible. De este modo, ejercí varios oficios, incluido el de periodista, y empecé a participar en programas de radio y de televisión y a escribir literatura infantil".

 

- Apasionado de la teoría del conocimiento y del choque entre el sujeto y el objeto, Michel Tournier puso un ejemplo de las relaciones entre la filosofía y la literatura: "Supongamos que yo soy Cervantes y he escrito El Quijote. En esta novela se plasma de un modo clarísimo el enfrentamiento entre la teoría de la novela caballeresca y el encuentro con la realidad pura y dura".

 

- Sobre el mito de Robinson Crusoe creado por Daniel Defoe: "Existe una filosofía oculta en el hecho de colocar a un hombre en una isla desierta. Se trata de un náufrago que dispone de alimentos y de agua para sobrevivir, pero que vive durante dos décadas sin memoria, sin sexualidad, sin la presencia del otro. ¿Qué ocurre cuando aparece el otro, Viernes, que además es negro, en contraste con el blanquito inglés y cristiano que es Robinson? Pero, junto a esta filosofía oculta, aparecen también en aquella famosa novela historias de caza, de pesca, de baños en el mar, de tempestades, aspectos muy reales y cotidianos".

 

- El viaje está siempre presente en su obra: "El viajero siempre abandona algún lugar, pero no necesariamente se trata de una huida. En todo viaje siempre existe un objetivo a alcanzar".

 

- "El número de personas que lee es muy reducido. No hay más que contemplar la grave crisis que padece la prensa escrita francesa. De todos modos, no pasa nada porque un escritor no sea famoso. La autora de Lo que el viento se llevó, una de las novelas más famosas de la historia, es Margaret Mitchell, una mujer de la que no disponemos ni siquiera de un retrato, no sabemos la cara que tenía".

 

 

“Me gusta comer carne porque amo a los animales”.

“Nunca hay que devaluar las obras propias. Los otros se encargan de eso”.

"Esos dos modos de huir: la idiotez y la maldad...”

"Más adelante... ¡Cuántas promesas en estas dos simples palabras!"

"Todo delito que llega a conocimiento de la autoridad ya es de por sí un fracaso".

“Para un gato, un viaje es una catástrofe irremediable. Un trasteo, es el fin del mundo”.

“Hay en mi casa un divorcio completo entre las llaves y las cerraduras”.

“Una llave sin cerradura, es una invitación al viaje”.

“El poeta decía con amargura: ‘Amo y soy amado. ¡Sería la felicidad si se tratara de la misma persona!’”

“Esas dos cosas que el mundo moderno tiende a negarnos cada vez más: el espacio y el esfuerzo”.

“Tarzán no tiene barba ni jamás la tendrá, porque él es definitivamente impúber”.

“La gran diferencia entre el amor y la amistad, es que no puede haber amistad sin reciprocidad”.

“Se puede dividir la literatura en dos: los que cuentan su vida y aquéllos que inventan novelas.”

“La admiración es como una nebulosa original de la que salen más tarde, por envejecimiento y enfriamiento, el amor y la amistad”

“Los militares cuentan demasiado con la fuerza, y los políticos cuentan demasiado con la habilidad.”

“Deberían hacer un estudio sobre las lecturas de los grandes escritores: estoy seguro que descubrirían que muchos de los grandes escritores no abren un libro jamás.”

“El rol del escrito es crear valor literario. Nada más.”

“Yo escribo para ser leído. Soy un artesano que fabrica libros como  un zapatero fabrica calzados o como un carpintero fabrica muebles. Quiero decir con esto que tengo absolutamente necesidad de un cliente. No lo hago por placer. ¡Oh,sí! Si no tuviera lectores, créame, no escribiría. Leería. Rechazo totalmente el discurso del tipo « Escribir es una necesidad...Yo me expreso… ». Yo no tengo ninguna necesidad de expresarme. Y en mis novelas, no expreso a Tournier, hago una novela. Tendría vergüenza de expresar a Tournier…”

“¡Por supuesto que se le puede despertar el gusto por la lectura en los niños! Haciendo lectura en alta voz, primero. Cuando voy a las clases y digo a los niños «Voy a contarles una historia» el silencio se instala enseguida. No hay que decepcionarlos. Para que ellos se apropien de la historia es necesario que la lean ellos mismos.”

Acerca de la literatura infantil:

- Le preguntan: ¿Qué opina él de la literatura infantil y por qué escribe para los niños?

Tournier responde: “No, no escribo para los niños. Nunca. Me avergonzaría hacerlo. No me gustan los libros escritos para niños. Es subliteratura. Pero tengo un ideal literario, unos maestros, y estos maestros se llaman Perrault, La Fontaine, Kipling, Selma Lagerlöf, Jack London, Saint Exupéry y, ¿por qué no?, Victor Hugo. Son autores que no escriben nunca para los niños. Sólo que escriben tan bien que los niños pueden leerlos.”

“Porque las ediciones para niños obedecen a leyes que excluyen por completo la verdadera creación literaria.

Sucede que se han formado un concepto a priori del niño, concepto que arranca directamente del siglo XIX y de una mitología en la que se mezclan Victor Hugo y la reina Victoria. En los Estados Unidos, el ámbito del libro para niños ha estado mucho tiempo dominado tiránicamente por la empresa Walt Disney. Esas editoriales especializadas viven bajo el terror de la vigilancia que ejercen las asociaciones de padres de familia y de libreros, cierto tipo de periódicos y revistas y una vasta red de opinión en la que desempeña un papel importante el comentario de boca en boca. La publicación de un libro para niños que no se adapte a las exigencias de esa censura entraña no solamente un boicot por parte de la prensa y de los libreros sino además un desprestigio que se extiende a toda la producción de la editorial responsable, considerada desde ese momento como sospechosa. Cabe suponer que cualquier audacia y todo tipo de creación original quedan así rigurosamente eliminados por las comisiones de lectura. En la mayoría de los casos se fabrican "moldes" —llamados "colecciones", con un director de colección— en los que unos seudoescritores vierten incansablemente un producto pedido y programado de antemano. El público de cada colección es objeto de un retrato-tipo que comprende la edad, el sexo y la condición social. En muchos casos, todo ello se halla rematado por una ideología política o religiosa. Si el malaventurado autor de una obra nueva —que, por definición, no se parece a otra— va a llamar a la puerta de una de esas fortalezas, es posible que por cortesía retengan su manuscrito durante algunos días, pero nadie se tomará la molestia de leerlo.”

“A riesgo de chocar a algunas personas, voy a decir lo que pienso: a Shakespeare, Goethe y Balzac se les puede tachar de una imperfección a mi juicio imperdonable: la de que los niños no puedan leerlos.”

 

Tomado de:

http://trabalibros.com/escritores/i/698/56/michel-tournier

http://www.imaginaria.com.ar/09/6/tournier.htm

http://www.rumbosdigital.com/rumbos-literatura/leer-y-escribir/consejos-de-autores/michel-tournier-artesano-de-libros