ANTOLOGIA DE DECALOGOS LITERARIOS

"Los Diez Mandamientos, considerados útiles reglas morales para vivir en sociedad, tienen un excelente uso literario. El escritor, al contar sus historias, debería hacer que sus personajes violen constantemente estos mandamientos, en conjunto o por partes. Mientras alguien robe, mate, mienta, fornique, blasfeme o desee a la mujer del prójimo tendremos un conflicto y en consecuencia una historia que contar. Por el contrario, si sus personajes se portan bien, no sucederá nada: todo será aburridísimo."
Fernando Ampuero


Uno de los más interesantes y que recoge más sabiduría, tiene un solo postulado. Se lo leí a Alejandro Quintana y dice:

"Porque en realidad ya se ha contado todo; lo novedoso es contarlo de forma interesante".

Es muy común que los escritores, cuando gozan de cierto reconocimiento, decidan organizar sus ideas en forma de recomendaciones que suelen enumerar en listas, generalmente en forma de decálogos, muy a manera de configurar una suerte de "Tablas de la Ley"o de "Diez Mandamientos" , en los que pontifican,-con razón o sin ella, en concordancia con su prestigio y sabiduría o apenas haciendo gala de una vana pretensión un tanto ególatra- sobre sus verdades decantadas acerca del oficio de escribir.

Unos condensan verdaderas sentencias, otras son apenas esbozos que naufragan en su propia babosería; unos son un compendio de ingenio, otros verdaderos destellos de humor, mientras algunos apenas sí resbalan como peligroso chascarrillo en el reino del lugar común.

De todas maneras, en esta página recopilamos algunos de ellos, como elemento para el análisis y estudio de los interesados en el ejercicio de escribir. Muy recomendado para aprendices y aficionados, para lectores desprevenidos, para alumnos de talleres literarios y para todos los que se deleitan del bello arte de la Literatura.

Al final citamos los más ingeniosos, clásicos, reconocidos o polémicos.

Lo que comenzó como un divertimento, pasó a ser una disciplina que permite enriquecer la teoría de la creación literaria, en la voz de los maestros. La idea original parte de la página www.emiliorestrepo.blogspot.com
Comentarios y aportes, favor remitirlos a emiliorestrepo@gmail.com

martes, 24 de diciembre de 2019

LEXICON: Consejos a un taller literario. Bruce Sterling.

Con énfasis en ciencia ficción, evidenciando los principales errores cometidos por principiantes
(Bruce Sterling es escritor, periodista, editor y crítico conocido por sus novelas de ciencia ficción.) 

La gente a menudo me pregunta de dónde los escritores de ciencia ficción sacan las ideas. Rara vez preguntan de dónde saca la sociedad a sus escritores de ciencia ficción. 
En muchos casos, la respuesta es: los talleres de ciencia ficción. Los talleres son muy variados -regionales y nacionales, aficionados y profesionales, formales y locos. 
En el taller más famoso de ciencia ficción, el Clarion, los futuros escritores son sacados de sus hogares y agredidos sin misericordia durante seis semanas por escritores de CF profesionales, quienes hacen el papel de gurús creativos. (...) Pero la experiencia de un taller no requiere de expertos que nos lleven a pastar como a ovejas.
 Al igual que una mala banda de rock, un taller de escritores de CF puede instalarse en cualquier garaje vacío, por cualquier grupo de entusiastas diversos, con nada mejor en que gastar el tiempo. Nadie tiene el copyright del talento, el deseo o el entusiasmo. 
La línea de acción general que siguen los talleres CF modernos (conocido como el "sistema de Milford"; ) funciona así: Los integrantes traen manuscritos, con copias suficientes para todos los presentes. Nadie puede asistir o comentar nada, si no trae una historia. Los miembros leen y toman notas sobre todas las historias. Al concluir, se sientan en círculo, se elige una historia al azar, y la persona sentada a la derecha del autor empieza con la crítica. (Los grupos grandes pueden ajustar este esquema según su conveniencia). Siguiendo el círculo en orden, con un mínimo de comentarios o interrupciones, cada persona emite su opinión sobre lo bueno y lo malo en la historia. El autor está estrictamente obligado, por ley inexorable y tradición, a callarse la boca, sin importar que no sepa dónde meterse. Al terminar el círculo, cuando el último lector ha dado su opinión, el sufriente y silente autor podrá emitir una réplica extensa, de la que se espera no dure más de media hora, y evitará las réplicas personales innecesarias. Este proceso angustioso continúa, hasta terminar con todas las historias, tras lo cual todos intentarán enmendar las relaciones de amistad recién rotas en una orgía de bebida y chismes.
(...)

Términos críticos para la CF y la Fantasía: Un glosario y una guía para la erudición.
Pero no los encontrarás aquí. Éste lexicón no es una guía hacia la erudición. El Lexicón de Taller es una guía (o especie de tal) para rastreros, sucios y peludos escritores de CF, el tipo de granujas subeducados y ambiciosos que realmente escriben y venden material de género profesional. Es un Léxicon duro, divertido, genial para gritar mientras se golpea en la mesa.

PARTE 1: PALABRAS Y ORACIONES

"Dijismo": Se trata del uso de un verbo artificial para evitar la palabra "dijo". "Dijo" es una de las pocas palabras invisibles del idioma, y es casi imposible de ser usada en exceso. Es mucho menos notoria que "replicó él", "inquirió él" o "eyaculó él" y otras extrañezas.

"Tom Swifty". Una compulsión indecorosa de colocar un adverbio colorido tras la palabra "dijo", como en "Mejor nos apuramos", dijo prestamente."
Esto era un manierismo estándar de las viejas novelas de a diez centavos de aventuras de Tom Swift. Un buen diálogo puede sostenerse a sí mismo sin un revoltijo de adverbios de utilería.

"Diálogo Brenda Starr": Largos fragmentos de conversación sin fondo físico o descripción de los personajes. Un diálogo así, separado del entorno de la historia, tiende a lanzar ecos vacíos, como si estuviera flotando en el aire. Recibe su nombre de las tiras cómicas americanas, donde los globos de diálogo a menudo se ven emergiendo de los rascacielos de Manhattan.

"Síndrome del detective corpulento": Éste útil término proviene de la prima de género de la CF, la literatura barata de detectives. Los escritores de pacotilla de la serie de Mike Shayne mostraban un extraño rechazo a usar el nombre propio de Shayne, y preferían eufemismos como "el detective corpulento" o "el sabueso pelirrojo". Éste síndrome se basa en la errónea convicción de que la misma palabra no debe ser empleada dos veces muy seguidamente. Esto es sólo cierto si se trata de palabras fuertes y visibles, como "vertiginoso". Es mejor usar de nuevo una palabra o frase sencilla que ingeniar engorrosas maneras de evitarla.

Palabras de apriete el botón: Palabras usadas para causar una respuesta emocional barata sin recurrir al intelecto o las facultades críticas del lector. A menudo se ve en los títulos, donde se incluyen migajas de falso lirismo como "estrella", "danza", "sueño", "canción", "lágrimas" y "poeta", clichés calculados para seducir a los lectores de Cf de mirada mística y corazón tierno.

"Fiebre del nombre de marca": El uso excesivo de nombres de marcas comerciales para crear un falso sentido de descarnada verosimilitud. Es inútil rellenar el futuro con Hondas, Sonys y Brauns sin la compañía de los detalles visuales y físicos.

"Llama Funsi a un Conejo": Una técnica barata de falso exotismo, en la cual elementos comunes del mundo real son renombrados para lograr un entorno fantástico, sin alteración real en su naturaleza o comportamiento natural. Los "Funsis" con especialmente frecuentes en los mundos de fantasía, donde la gente a menudo cabalga exóticas monturas que se ven y actúan como simple caballos (atribuida a James Blish).
"Enfermedad de Roget": El uso excesivo y juguetón de adjetivos rebuscados, apilados en un montón sinonímico, leproso, purulento, troglodítico, tenebroso, nauseabundo y micótico. (Atribuida a John W. Campbell)

"Pan de jengibre": Ornamentos inútiles en la prosa, como palabras elegantes latinas y sesquipedálicas donde una palabra corta en nuestro idioma bastaría. Los autores novicios a menudo usan el "pan de jengibre" con la esperanza de disimular sus errores y dar aire de refinamiento. (Atribuido a Damon Knight)
"No simultáneo": El mal uso del gerundio es un error de estructura de oración común en los autores noveles. "Colocando la llave en la cerradura, subió las escaleras y sacó su revólver del buró." Ay, nuestro héroe no podría hacer esto ni aunque sus brazos midiesen cuarenta pies.
Este error se convierte a veces en la "Enfermedad -ando -endo", la tendencia a condimentar oraciones con palabras terminadas en "ando, endo", una construcción gramatical que tiende a confundir la secuencia adecuada de sucesos (Atribuida a Damon Knight)



PARTE 2: ESTRUCTURA DE LA PROSA Y LOS PÁRRAFOS

Bathos (paso repentino de lo sublime a lo prosaico y trivial): Un súbito y alarmante cambio en el nivel del discurso: "Se producirán revueltas sangrientas e insurrecciones salvajes, que conducirán a un levantamiento popular, a menos que el régimen empiece a coger menos lucha con las cosas".
Avellanar: Una especie de redundancia expositoria, donde la acción claramente implícita en el diálogo se hace explícita: "¡Salgamos de aquí! -gritó él, urgiéndola a salir."

Muestra y no digas: Un principio cardinal del buen escribir. Se le debe permitir al lector reaccionar de modo natural a la evidencia presentada en la historia, sin ser instruido por el autor en cómo reaccionar. Los incidentes específicos y los detalles cuidadosamente dispuestos harán que las conferencias sean innecesarias. Por ejemplo, en vez de decirle al lector "Ella tuvo una infancia desagradable e infeliz", se debe mostrar un incidente específico -digamos, un closet cerrado y dos pomos de miel. Pero cuidado, seguir rígidamente este método puede resultar absurdo. Los asuntos menores pueden exponerse de un modo rápido y directo.

Grabación de risa: Los personajes tiran de la manga del lector en un esfuerzo por provocar una reacción emocional específica. Se ríen como locos de sus propios chistes, lloran a todo volumen por su propio dolor, y le roban al lector cualquier oportunidad de lograr una emoción genuina.

Calamar en la boca: El fallo de un autor en no darse cuenta de que sus propios y extraños conceptos y bromas íntimas no son sencillamente compartidos por el resto del mundo. En vez de aplaudir el ingenio o la profundidad de los comentarios del autor, el resto del mundo lo mirará en un vago estado de shock y alarma, como si tuviera calamares en la boca. Como los escritores de CF son por lo general una camada bastante chiflada, y de hecho convierten esto en una especie de marca de fábrica, "calamar en la boca" funciona también como un elogio a regañadientes, que describe la locura esencial, irreducible, divina e impredecible del verdadero escritor de CF. (Atr. a James P. Blaylock)

Calamar en el mantel: Chéjov dijo que si había dos pistolas de duelo sobre el mantel en el primer acto, debían ser disparadas en el tercero. En otras palabras, un elemento de la trama debe ser llamado a escena en el momento adecuado y con el correspondiente énfasis dramático. No obstante, en las tramas de CF los objetos o sucesos que disparan la historia son a veces tan abrumadores que provocan el colapso de las estructuras de argumento convencionales. Es difícil dramatizar adecuadamente, digamos, los efectos domésticos de un detalle en la cuenta bancaria de papá, mientras un kraken gigante se ocupa de terraformar la ciudad con sus contorsiones. Este desequilibrio entre las normas dramáticas convencionales y las temáticas extremas, grotescas o visionarias de la CF, se conoce como "calamar en el mantel".

Agitar la mano: Un intento de distraer al lector empleando prosa deslumbrante u otros fuegos de artificio verbales, como para desviar la atención de un grave error lógico. (atr. a Steward Brand)

Me rindo, no puedes dispararme: Un intento de disolver la incredulidad del lector mediante un golpe preventivo -como si anticipando las objeciones del lector, el autor las replicase de antemano. "Nunca lo hubiera creído, de no haberlo visto por mi mismo" "Era una de esas sorprendentes coincidencias que sólo se dan en la vida real" "Es una oportunidad en un millón, pero es tan loca que a lo mejor funciona". Sorprendentemente común, sobre todo en la CF. (Atr. John Kessel)

Nebulosidad: un elemento de motivación que el autor omitió por perezoso.

La frase "de algún modo" es un truquito útil para nublar áreas de una historia. "De algún modo se había olvidado de traer la pistola."

Dischismo: La intrusión involuntaria de los entornos físicos del autor, o de su estado mental, en el texto de la historia. Los autores que fuman o beben mientras escriben a menudo ahogan o asfixian a sus personajes con un suministro infinito de bebida o cigarrillos. En las formas más sutiles del Dischismo, los personajes se quejan de su confusión o indecisión -cuando se trata realmente del estado del autor a la hora de escribir, y no el de ellos en la historia. El "Dischismo" se nombra por el crítico que diagnosticó tal síndrome, (atr. Thomas M. Disch).

Señal de Fred: Una forma graciosa del Dischismo, en la que el subconsciente del autor, alarmado por la pobre calidad del texto, hace comentarios críticos involuntarios: "Esto no tiene sentido", "Esto realmente aburre", "Esto parece una mala película". (Atr. Damon Knight)

Interiorización falsa: Una técnica barata de ahorro de trabajo en la que el autor, demasiado perezoso para describir el entorno, aqueja al personaje del punto de vista con una venda en los ojos, un ataque de agorafobia, la urgencia de jugar a los naipes estilo maratón en el salón de fumar, etc.

Falsa humanidad: Una dolencia endémica de la escritura de género, en la que elementos de telenovela de supuesto interés humano se empujan dentro de la historia de cualquier manera, contribuyan o no a la trama o al motivo de la historia. Las acciones de tales personajes provocan una sentimiento de picazón por su irrelevancia, ya que el autor ha inventado sus problemas de la nada, para así tener algún elemento emotivo.

Ficción de diagrama eléctrico: Una enfermedad relacionada con la Falsa humanidad. La ficción de diagrama eléctrico mezcla personajes quienes muestran reacciones emotivas nada convincentes, ya que están opacados por la fascinación del autor por los aparaticos y las conferencias didácticas.

Síndrome de la habitación blanca: Un signo claro y común de la falta de imaginación del autor, vista más a menudo al principio de una historia, antes de que se hallan cuajado los personajes, el entorno y el trasfondo. "Ella despertó en una habitación blanca". La "habitación blanca" es un set sin detalles que aún deben ser inventados -un fallo de invención del autor. El personaje "despierta" para iniciar un tren fresco de pensamiento -igual que el autor. Esta apertura de "habitación blanca" por lo general es seguida por una valoración voluntariosa de circunstancias y explicaciones inútiles; todo lo cual puede ser eliminado sin dolor alguno. Aún queda por ver si el cliché de la habitación blanca desaparecerá del uso, ahora que la mayoría de los autores se enfrentan a pantallas y no a hojas blancas de papel.



PARTE TRES: TIPOS COMUNES DE HISTORIAS DE TALLER

El pomo de Refresco Instantáneo: Una historia tan artificiosa que el autor puede soltar una sorpresa tonta sobre su entorno. Por ejemplo, la historia ocurre en un desierto de arena gruesa y naranja, rodeada por una barrera transparente impenetrable. ¡Sorpresa! Nuestros héroes son microbios en un pomo lleno de refresco en polvo. (Atr. Stephen P. Brown)
Cuando se hace con intenciones serias, y no como engaño, este tipo de historia se puede definir como "Entorno escondido" (Atr. Kate Wilhelm)

La historia del apartamento mugriento: Parecida a la historia de "pobre de mí", este esfuerzo autobiográfico muestra a un escritor miserablemente cuasi-bohemio, que vive en angustia urbana en un apartamento sucio. Los protagonistas son a menudo los amigos disfrazados del autor -amigos que pueden ser los camaradas de taller del autor, para su gran alarma.

La historia del dios greñudo: Una obra que automáticamente adopta un cuento bíblico o mitológico en general, y provee "explicaciones" planas de CF para los sucesos teológicos (Atr. Michael Moorcock)

Historia de Adán y Eva: Variante repugnantemente común de la historia del dios greñudo, en la que un Apocalipsis terrible, una nave espacial estrellada, etc, deja a dos sobrevivientes, hombre y mujer, que resultan ser Adan y Eva, padres de la raza humana!!!

Síndrome de Dennis Hopper: Historia basada en algún fragmento antiguo de ciencia o folklore, que se enrolla como un fideo causando un sentimiento de azarosa extrañeza. Entonces un actor-personaje del tipo lunático (mejor interpretado por Dennis Hopper) se mete en la historia y le cuenta malamente al protagonista lo que pasa, explicando el misterio oculto en una molesta perorata. (Atr. Howard Waldrop)

El tabloide de lo extraño: Historia creada a partir de una confusión de elementos de fantasía y de CF, o mejor aún, de una confusión de puntos de vista básicos entre universos. Por lo general, esta historia surge cuando el autor es incapaz de distinguir entre un universo racional, newtoniano-einsteniano, de causa y efecto, y un universo irracional, supernatural y fantástico. O se trata del FBI cazando a un mutante escapado del laboratorio genético, o de la punta de la perforadora que tropieza con el techo del infierno, pero no ambas cosas a la vez en la misma obra de ficción. Incluso los mundos de fantasía necesitan un consistencia interna, de modo que una historia de Pies Grandes y tratos con el demonio es también un tabloide de lo extraño. La criptozoología del Pies Grandes y la superstición folklórica cristiana no se mezclan bien, ni siquiera para efectos de historieta (Atr. Howard Waldrop)

Deus ex machina o "Dios en la caja": Historia en la que surge una solución milagrosa para el conflicto, que sale de la nada y convierte la trama en irrelevante. H. G. Wells advirtió contra el amor de la CF por el deus ex machina cuando acuñó la famosa frase "si todo es posible, entonces nada es interesante". La CF, que se especializa en hacer que lo imposible parezca plausible, siempre está muy intrigada con los poderes del tipo divino en tamaño bolsillo. Las IAs, realidades virtuales y nanotecnologías son tres elementos contemporáneos de disparo de la trama que constituyen fuentes portables y baratas de milagros infinitos.

Falacia de la semejanza: Historia de CF que adapta superficialmente la parafernalia de una locación de aventura "pulp" ordinaria. La nave espacial "es como" un crucero transatlántico, incluyendo al ingeniero escocés en la bodega. Un planeta colonia "es como" Arizona, excepto por las dos lunas en el cielo. Los Westerns espaciales y las historias de detectives duros futuristas han constituido en especial versiones comunes de esta falacia.

Reinventando la rueda: Un autor novicio pasa las de Caín creando una situación de CF que ya aburre como demonios a los lectores experimentados. Esto era típico de los escritores de mainstream que se aventuraban en la CF. Ahora se ve mucho en los escritores que carecen de experiencia en la historia del género, ya que han sido atraídos hacia la CF por medio de películas, series de televisión, juegos de rol, comics o juegos de computadora.

La Catástrofe cómoda y calentita: Historia en la que horribles sucesos atormentan a toda la raza humana, pero la acción se concentra en un grupo de protagonistas anglosajones blancos de clase media, pulcros y metódicos. La esencia de la catástrofe acogedora es que el héroe debe pasarla bien (una chica, suites gratis en el Hotel Savoy, todos los autos que le de la gana) mientras todos los demás se están muriendo. (atr. Brian Aldiss)

La Declaración de Maternidad: Historia de CF que plantea una amenaza muy incómoda para la condición humana, explora brevemente las implicaciones, y luego se echa para atrás de prisa y corriendo para afirmar las devociones humanísticas y sociales convencionales, como por ejemplo el pastel de manzana y la maternidad. Greg Evan dijo una vez que el secreto de la CF verdaderamente efectiva era "quemar deliberadamente la declaración de maternidad". (Atr. Greg Evan)

La historia del vertedero de cocina: Una historia repleta por la inclusión de todas y cada una de las ideas que se le ocurrieron al autor durante el proceso de escribirla. (Atr. Damon Knight)

El perro silbador: Una historia narrada de forma tan elaborada, arcana o complicada, que impresiona por su puro ingenio narrativo, pero que, como historia, no vale ni un ochavo. Como el perro silbador, es asombroso que pueda silbar -pero de hecho no lo hace muy bien (Atr. Harlan Ellison)

El Comic Book a lo Rembrandt: Una historia en la que se ha obsequiado derroches de destreza a un tema o idea que es básicamente trivial o subliteraria, y que sencillamente no puede soportar el peso de semejante portento artístico y realmente en serio.

Historia en la turbulencia: Historia que no es de CF, la cual es tan ontológicamente distorsionada o narrada de modo tan extrañamente no realista que no halla cobijo entre la ficción del mainstream comercial y por ello busca refugio en el género de CF o Fantasía. Tanto la crítica como la técnica postmoderna son fructíferas a la hora de crear este tipo de historias.

La fábrica de arandelas al vapor: Historia de CF didáctica que consiste enteramente de una guía turística por una farsa enorme y elaborada. Técnica común de las utopías y las distopías de CF. (Atr. Gardner Dozois)



PARTE 4: ARGUMENTOS

Argumento idiota: Un argumento que funciona sólo gracias a que todos los personajes son idiotas. Se comportan del modo que conviene al autor, en vez de tener motivaciones racionales propias. (Atr. James Blish)

Argumento idiota de segundo grado: Un argumento hecho a partir de toda una sociedad de CF inventada que funciona sólo gracias a que todos y cada uno de sus ciudadanos son necesariamente idiotas. (Atr. Damon Knight)

Argumento y...: Argumento picaresco en lo que esto ocurre, y después pasa lo otro, y entonces sucede algo más, y todo se suma para terminar en nada.

Argumento Kudzu: Argumento que crece y se desarrolla y se complica y se enreda en profusión vegetal, sofocándolo todo a su paso.

Trucos de barajas en la oscuridad: Argumento primorosamente afectado o artificioso que llega a (1) al remate de un chiste privado que ningún lector va a entender, o (2) a la exhibición de algunas banalidades eruditas sólo importantes para el autor. Semejante proeza puede ser muy ingeniosa, y muy gratificante para el autor, pero no tiene objetivo visible en lo que a narrar se refiere. (Atr. Tim Powers)

Cupones de argumento: Son los ladrillos básicos de construcción del argumento típico de fantasía tipo gesta. El héroe recolecta suficientes cupones argumentales (espada mágica, anillo mágico, gato mágico) para que el autor le permita llegar al final. El autor decreta que el héroe continuará su gesta hasta que se llenen las suficientes páginas para completar una trilogía. (Atr. Dave Langford)

Alternativas falsas: Una lista de alternativas argumentales que un personaje pudo haber tomado, pero que no tomó. En este manierismo nervioso, el autor detiene por completo la acción para elaborar problemas complejos de argumento a expensas del pobre lector. "Si me hubiera ido con los policías, hubieran encontrado la pistola en mi bolso. Y de todos modos, no quería pasar la noche en la cárcel. Creo que pude haber sencillamente huido en vez de robarles el auto de patrulla, pero entonces..." Es mejor olvidar todo eso.



PARTE 5: CONTEXTO Y ANTECEDENTES

Vertedero de información: Enorme fragmento de materia explicativa indigerible, cuyo propósito es el de explicar la situación de contexto. Los infovertederos pueden ser encubiertos, como en artículos falsos de periódico o "Enciclopedia Galáctica", o manifiestos, donde toda la acción se detiene, y el autor asume el podio y da su conferencia.

También se conocen como "bultos explicativos". El uso de infovertederos breves, diestros e inofensivos se conoce como "kuttnering", por Herny Kuttner. Cuando la información está incluida sin ofrecer obstáculos a la lectura a lo largo de la estructura básica de la historia, esto se conoce como "heinleining".
Stapledon: Nombre asignado a la voz del autor que toma el podio para descargar un infovertedero masivo y magistral. De hecho es un sustantivo común, como en; "Me gusta el modo en que tu stapledon describe el proceso de descargar contenidos cerebrales en la memoria de una computadora, pero cuando más tarde tratas de heinleinzarlo, no entiendo ni cojones de lo que pasa."

Lavadora de carga frontal: Apilar muchas explicaciones al inicio de la historia, hasta que se hace tan densa y seca que es casi imposible de leer. (Atr. Connie Willis)

Historia de ninguna parte y no se sabe cuándo: Poner demasiado pocas explicaciones al inicio de la historia, de modo que ésta, aunque perfectamente legible, parece ocurrir en un espacio vacío, y carece de interés. (Atr. L. Sprage de Camp)

"Como sabes, Bob": Una forma perniciosa de infovertedero mediante el diálogo, en el que los personajes se dicen unos a otros cosas que ya saben, con el fin de actualizar al lector. Esta técnica tan común también se conoce como el "diálogo de Rod y Don". (Atr. Damon Knight), o el "diálogo de la doncella y el mayordomo" (Art. Algis Budrys)

He sufrido por mi Arte (y ahora les toca a ustedes): Una variante de infovertedero en la que el autor descarga sobre el lector montones de datos, duramente adquiridos, en verdad, mientras investigaba para hacer su historia, pero de hecho irrelevantes. Algis Budrys una vez dijo que la tarea existe para que lo difícil parezca fácil.

Muebles usados: El empleo de un contexto de género gastado. Podemos, por ejemplo, usar el Universo Star Trek, si le quitamos los números de serie, y lo llamamos Imperium en vez de Federación.

Patadas al ojo: Detalles reveladores y vívidos que crean un efecto caleidoscópico de apiñada imaginería visual sobre un fondo de CF barrocamente elaborado. Un ideal de la CF ciberpunk era crear una "prosa embutida" llena de "patadas al ojo". (Atr. Rudy Rucker)

Riff ontológico: Pasaje en una historia de CF que sugiere que nuestras más básicas y profundas convicciones sobre la naturaleza de la realidad, el espacio-tiempo, o la conciencia han sido violadas, transformadas tecnológicamente, o al menos demostradas como completamente dudosas. Las obras de H. P. Lovecraft, Barrington Bayley, y Philip K. Dick están llenas de "riffs ontologicos".

PARTE 6: PERSONAJE Y PUNTO DE VISTA

Problema técnico de punto de vista: El autor pierde la pista del punto de vista, cambia de punto de vista al antojo, o cuenta algo que el personaje no puede saber según su punto de vista.

Submito: Tipos de personajes clásicos en la CF que aspiran a la condición de arquetipo pero ni por asomo lo logran, como el científico loco, la supercomputadora neurótica, el alien super-racional y sin emociones, el niño mutante vengativo, etc. (Atr. Ursula K. Le Guin)

Caracterización del sombrero gracioso: Un personaje distinguido por un solo elemento de identidad, tal como extraños aditamentos craneales, una cojera, un ceceo, una cotorra en el hombro, etc.

Mrs. Brown: La personita cotidiana, oprimida, eminentemente común que de algún modo alberga algo vital e importante sobre la condición humana. "Mrs. Brown" es un personaje raro dentro de la CF, siendo por lo general eclipsada por tipos arrogantes de submito hechos del más fino y ori-plateado cartón. En un famoso ensayo, "La Ciencia Ficción y Mrs. Brown", Ursula K. Le Guin condenó la ausencia de Mrs. Brown en el campo de la CF. (Atr. Virginia Woolf)

Tomado de: https://www.taringa.net/+arte/consejos-pa-escribir-buena-literatura_146lgk
https://www.forodeliteratura.com/f/discussion/221/consejos-bruce-sterling

No hay comentarios: