ANTOLOGIA DE DECALOGOS LITERARIOS

"Los Diez Mandamientos, considerados útiles reglas morales para vivir en sociedad, tienen un excelente uso literario. El escritor, al contar sus historias, debería hacer que sus personajes violen constantemente estos mandamientos, en conjunto o por partes. Mientras alguien robe, mate, mienta, fornique, blasfeme o desee a la mujer del prójimo tendremos un conflicto y en consecuencia una historia que contar. Por el contrario, si sus personajes se portan bien, no sucederá nada: todo será aburridísimo."
Fernando Ampuero


Uno de los más interesantes y que recoge más sabiduría, tiene un solo postulado. Se lo leí a Alejandro Quintana y dice:

"Porque en realidad ya se ha contado todo; lo novedoso es contarlo de forma interesante".

Es muy común que los escritores, cuando gozan de cierto reconocimiento, decidan organizar sus ideas en forma de recomendaciones que suelen enumerar en listas, generalmente en forma de decálogos, muy a manera de configurar una suerte de "Tablas de la Ley"o de "Diez Mandamientos" , en los que pontifican,-con razón o sin ella, en concordancia con su prestigio y sabiduría o apenas haciendo gala de una vana pretensión un tanto ególatra- sobre sus verdades decantadas acerca del oficio de escribir.

Unos condensan verdaderas sentencias, otras son apenas esbozos que naufragan en su propia babosería; unos son un compendio de ingenio, otros verdaderos destellos de humor, mientras algunos apenas sí resbalan como peligroso chascarrillo en el reino del lugar común.

De todas maneras, en esta página recopilamos algunos de ellos, como elemento para el análisis y estudio de los interesados en el ejercicio de escribir. Muy recomendado para aprendices y aficionados, para lectores desprevenidos, para alumnos de talleres literarios y para todos los que se deleitan del bello arte de la Literatura.

Al final citamos los más ingeniosos, clásicos, reconocidos o polémicos.

Lo que comenzó como un divertimento, pasó a ser una disciplina que permite enriquecer la teoría de la creación literaria, en la voz de los maestros. La idea original parte de la página www.emiliorestrepo.blogspot.com
Comentarios y aportes, favor remitirlos a emiliorestrepo@gmail.com

miércoles, 26 de noviembre de 2014

8 cosas que aprendí escribiendo Jaume Vicent

8 cosas que aprendí escribiendo  Jaume Vicent


Comenzar a escribir es, a veces, complicado, publicar es mucho más difícil. Yo miraba a los grandes escritores, con su lenguaje fluido y esas novelas tan importantes, sus blogs con miles de lectores… Yo leía, los observaba, analizaba sus contenidos y pensaba: no sé exactamente qué es lo que tienen, pero sé que nunca seré como ellos.
Ellos eran escritores de verdad. Y, en lo más hondo de mi corazón, yo temía no llegar a ser como ellos.
Sin embargo, a medida que fui dando más y más pasos en el terreno de la escritura, me di cuenta de que esa sensación, esa percepción que parecía tan real, no era cierta. Los escritores (todos, a cualquier nivel, publicados, auto-publicados o sin publicar) nos enfrentamos a los mismos miedos y problemas.
Te voy a contar 8 secretos. 8 cosas que todos los escritores sabemos, pero que nunca te contamos. 8 cosas que todo el mundo parecía saber de antemano, pero que a mí no me contaron y tuve que aprender sobre la marcha. Espero que te sean útiles.

8 cosas que aprendí escribiendo.

#Secreto 1: escribir es difícil.

“Escribir es fácil, todo lo que tienes que hacer es sentarte frente a una hoja en blanco hasta que te sangre la frente.” Gene Fowler.
Hay una especie de mito (no sólo en el mundo de la escritura) de que si eres bueno en algo, te resultará sencillo. Y que los escritores, como nosotros, nos sentamos y escribimos durante un rato sin demasiadas complicaciones.
La realidad es que escribir es muy duro. Algunos estilos son mucho más complicados que otros, pero cualquier estilo te va a plantar cara. Empezar cuesta, y hay muy pocos escritores (casi ninguno) que sea capaz de sacar un primer borrador en condiciones.
Mi consejo: Empezar es difícil, no pasa nada si te cuesta decidirte y sentarte a escribir. Pero esto como hacer ejercicio, tienes que comenzar; una vez te pongas, te resultará más sencillo seguir con una buena rutina.

#Secreto 2: Todos luchamos contra la pereza

“Sólo hay un tipo de personas que necesita más vasos de agua que un niño acostado. Y es un escritor trabajando”. Mignon Mclaughlin.
Muchos escritores hablan sobre esto, a menudo en tono jocoso: procastinamos. Somos los mayores procastinadores. Y no sólo los novatos, hay escritores consagrados que tienen grandes problemas a la hora de ponerse a escribir.
La procastinación, puede aparecer con diversos disfraces:
Friegas los platos, limpias la casa, ordenas el escritorio, le sacas punta a los lápices, colocas en orden milimétrico las hojas…cualquier cosa menos empezar a escribir.
Escribes de manera regular los posts de tu blog o las entradas de tu diario, pero postpones una y otra vez cualquier proyecto importante, como empezar tu siguiente novela.
Recibes e-mails, mensajes, revisas twitter, miras por la ventana, acaricias al gato…todo eso frente a un hoja en blanco en tu procesador de textos.
Hay otra forma de procastinación, más sutil, más insidiosa: resulta muy sencillo decirte a ti mismo que no estás preparado para comenzar ese proyecto tan complejo. La autocompasión puede ser un enemigo terrible, no escuches a esa voz.
Mi consejo: revisa tu escritura. Hazlo con calma, si hace falta que lo haga otra persona. ¿Estás procastinando algo? ¿Qué necesitas para comenzar ese proyecto? Busca lo que necesites y comienza a escribir ya. No pierdas ni un día más.

#Secreto 3: Somos transparentes

“Todo autor, a su manera, se retrata en su escritura. Incluso cuando se niega a hacerlo”. Goethe.
Todo lo que escribes dice algo de ti como persona. Quieras o no quieras. Incluso lo que eliges escribir resulta significante.
Esto no acaba aquí: los grandes escritores escriben sobre sus vidas. Si eres fan de un escritor, si conoces su vida, seguro que serás capaz de captar esos pequeños detalles autobiográficos que todos, en algún momento, dejamos caer entre nuestras líneas. Es humano; si conoces a alguien lo suficiente, verás la forma en la que sus experiencias pasadas han moldeado su personalidad.
Mi consejo: Mira atrás, recuerda, no importa que sea una chorrada, siempre que tenga una carga emocional para ti. Escribe sobre ello. Hay una verdad ahí dentro que ayudará a dar vida a lo que escribes.
#Secreto 4: Los primeros borradores son basura

“La única forma que tengo de escribir algo, es haciendo borradores malísimos. El primer borrador, es el borrador de un crío. Dejas que salga todo, que se desparrame sin más, porque sabes que nadie lo va a ver. Ya tendrás tiempo de arreglarlo”. Annie Lamott.
Trazos, ideas, escritura automática. Todo cabe a la hora de terminar el primer borrador de tu obra. Los borradores no se deberían parecer en nada a la obra terminada. J. K Rowling se cargó por completo a un personaje de su primer borrador de Harry Potter.
Como lector, lo que ves es el producto final y manufacturado. No tienes acceso a la fábrica, a las materias primas, a la cadena de producción. Lo que nos llega a los lectores es un producto pulido tras horas de repaso y lectura concienzuda. Sin embargo, los borradores existen, llenos de faltas, de errores gramaticales, de frases largas, indulgentes y vacías.
Mi consejo: No te preocupes si tu primer borrador da asco. Si puedes, echa un vistazo a los borradores de los grandes escritores y compara.

#Secreto 5: Tu novela nunca estará terminada.

“El arte nunca está terminado, sólo se abandona”. Leonardo da Vinci.
Seguramente cuando leas este artículo pensarás que ya está terminado. De lo contrario tendría poco sentido hacerlo público. Te contaré un secreto: cada vez que yo lo lea pensaré que le falta esto y lo otro.
Todo comienza como una amalgama de ideas. Trozos, párrafos, personajes, diálogos, todo se puede mover, todo se puede desplazar, cortar, ampliar. Muchas veces el escritor se encuentra en mitad de una encrucijada, decisiones, monedas al aire…
Debido a esto, para el autor la obra nunca parece que esté finalizada: siempre quedará espacio para un giro más. En algún punto, el escritor debe decir: basta ya.
Mi consejo: Busca la finalización, más que la perfección. Nunca verás tu escritura tan terminada como quisieras. Compártelo, cualquier escrito está incompleto hasta que ha sido leído.

#Secreto 6: Lo hacemos porque nos obsesiona.

“Un picor incurable por escribir posee a muchos, y se hace crónico en sus pechos”. Juvenal.
La gente normal no escribe. A muchos, ni siquiera les gusta tener que escribir su dirección en un papel. Tampoco leen, como mucho se leen un libro o dos al año. No sienten la necesidad de poner por escrito sus pensamientos, ya sea en un blog, en un diario o escribiendo una novela.
Si eres de los que escribe, entonces padeces esta obsesión. Algunos escritores hablan de esa necesidad de escribir, incluso creen que no podrían vivir sin hacerlo. A mí también me cuesta mucho imaginar mi vida sin escribir.
Mi consejo: Acepta que eres raro. Encuentra tiempo para tu escritura, cuida de ella. El resto del mundo no te entenderá, pero eso no importa demasiado.

#Secreto 7: ¡Enséñame la pasta!

“Todos escribimos por dinero, excepto los idiotas.” Samuel Johnson.

Aunque muchos escritores lo hacen por obsesión, a mucho otros lo único que les importa es el dinero. Y no hay nada de malo en esto. Si puedes llegar a vivir de lo que escribes, entonces podrás pasarte el día entero entre letras.
Los escritores ni siquiera necesitan estar de acuerdo con lo que escriben, tampoco han de amar todo lo que salga de sus cabezas. Yo he escrito sobre músicos de jazz, descripciones de productos o sobre medicina alternativa, simplemente porque me pagaban por hacerlo.
No hay nada de malo en ganar dinero con lo que amas. No importa lo que te cuenten, no importa lo que te digan; los que te dicen que no hay que pensar en el dinero, seguramente escriben eso por dinero.
Mi consejo: Si quieres ganar dinero escribiendo, presta atención al mercado. Los creadores de contenido (copywriters) están más buscados que los poetas. Intenta cosas nuevas.

#Secreto 8: Todos dudamos de nosotros mismos

“Esto es lo que pienso: estoy empeorando. Mi escritura ya no es tan buena como antes. He perdido la chispa, la energía ya no soy capaz de ver las escenas. Veo mis cuentos y creo que podrían estar mucho mejor.” Jessie Morrison.
Puede que exista algún escritor que jamás haya dudado de si mismo. Si lo hay (seguramente lo habrá) dudo de que llegue a ser un escritor de éxito. Los buenos escritores siempre están llenos de dudas, pues, al mejorar, sus flaquezas y sus fallos se les hacen más visibles.
La duda puede ser muy destructiva, llegando al punto de aniquilarte como escritor. Tienes que mantenerte firme, no eres el único con este problema. No hay nada malo en tener una vocecita dentro de tu cabeza que te diga: ¿Quién coño va a querer leer esto?
Mi consejo: La próxima vez que dudes de ti, sigue adelante. Deja a un lado las dudas mientras escribas el borrador, úsalas una vez comiences la corrección.

Espero que os haya sido de ayuda, no son más que unos consejos, un poco de mi experiencia. Si os ha gustado, por favor, compartidlo con los demás. Tal vez a ellos también les resulte útil.
Ahora te toca a ti: ¿Cuál es tu secreto?