ANTOLOGIA DE DECALOGOS LITERARIOS

"Los Diez Mandamientos, considerados útiles reglas morales para vivir en sociedad, tienen un excelente uso literario. El escritor, al contar sus historias, debería hacer que sus personajes violen constantemente estos mandamientos, en conjunto o por partes. Mientras alguien robe, mate, mienta, fornique, blasfeme o desee a la mujer del prójimo tendremos un conflicto y en consecuencia una historia que contar. Por el contrario, si sus personajes se portan bien, no sucederá nada: todo será aburridísimo."
Fernando Ampuero


Uno de los más interesantes y que recoge más sabiduría, tiene un solo postulado. Se lo leí a Alejandro Quintana y dice:

"Porque en realidad ya se ha contado todo; lo novedoso es contarlo de forma interesante".

Es muy común que los escritores, cuando gozan de cierto reconocimiento, decidan organizar sus ideas en forma de recomendaciones que suelen enumerar en listas, generalmente en forma de decálogos, muy a manera de configurar una suerte de "Tablas de la Ley"o de "Diez Mandamientos" , en los que pontifican,-con razón o sin ella, en concordancia con su prestigio y sabiduría o apenas haciendo gala de una vana pretensión un tanto ególatra- sobre sus verdades decantadas acerca del oficio de escribir.

Unos condensan verdaderas sentencias, otras son apenas esbozos que naufragan en su propia babosería; unos son un compendio de ingenio, otros verdaderos destellos de humor, mientras algunos apenas sí resbalan como peligroso chascarrillo en el reino del lugar común.

De todas maneras, en esta página recopilamos algunos de ellos, como elemento para el análisis y estudio de los interesados en el ejercicio de escribir. Muy recomendado para aprendices y aficionados, para lectores desprevenidos, para alumnos de talleres literarios y para todos los que se deleitan del bello arte de la Literatura.

Al final citamos los más ingeniosos, clásicos, reconocidos o polémicos.

Lo que comenzó como un divertimento, pasó a ser una disciplina que permite enriquecer la teoría de la creación literaria, en la voz de los maestros. La idea original parte de la página www.emiliorestrepo.blogspot.com
Comentarios y aportes, favor remitirlos a emiliorestrepo@gmail.com

martes, 23 de enero de 2018

Escribir corto. Consejos del columnista de opinión. Ernesto Ochoa Moreno

Escribir corto. Consejos del columnista de opinión Ernesto Ochoa Moreno

Publicado en El Colombiano el 20 de enero 2018: http://www.elcolombiano.com/opinion/columnistas/escribir-corto-AJ8038323

Hace ya muchos años escribí una columnita que a riesgo de que me digan “médico, cúrate a ti mismo”, me atrevo a reproducir, resumida, al empezar el año. Son algunas normas que me inventé sobre escribir corto. Y que siguen siendo aspiración y propósito.

Ley del K.O. Un artículo de opinión es un “knockout” en el primer asalto. Eso decía Vargas Llosa del cuento en contraposición a la novela, que sería un combate prolongado. Un lector de páginas de opinión no aguanta sino un “round”. Si la cosa se prolonga, usted no solo pierde al lector sino que también perdió el tiempo que gastó en escribir largo.
Nota: en realidad esto lo preconizó Julio Cortazar, aunque Vargas Llosa también lo puede haber citado: http://decalogosliterarios.blogspot.com.co/2014/10/10-consejos-de-julio-cortazar-para.html

Ley de la caricia. Escribir, con delectación literaria, es un acto de amor. Y el verdadero amor cabe en una mirada, en una mano cogida, en una suave caricia. Téngale miedo a la pornografía literaria, que es pura retórica. Paja, que llaman.

Ley de Azorín. No dé rodeos. Diga una cosa detrás de otra. Las perífrasis o circunloquios acaban metiendo tanto al que escribe como al que lee en un laberinto sin salida.
Nota: La perífrasis o circunloquio es una figura retórica que consiste en utilizar más palabras de las necesarias para expresar una idea o un concepto. Fundamentalmente se trata de dar un rodeo para evitar una expresión estereotipada o común más usual, utilizando para ello varias palabras que la evocan sin citarla de forma expresa. (https://es.wikipedia.org/wiki/Per%C3%ADfrasis_(ret%C3%B3rica)


Ley del principio y el fin. No empiece a escribir sin saber cuál va a ser el fin. Si no conoce la meta se perderá en el camino y prolongará innecesariamente los intentos de poner punto final. Sirve también para cuando se habla en público.

Postulado. Los artículos de opinión son periodismo de opinión. Una cosa es una noticia, una crónica o un ensayo para una revista, y otra muy distinta una columna para un periódico.

Ley de la reducción. En periodismo todo se puede recortar (“capar” decimos en el argot). Lo que se dice en una página puede ser dicho en media; cinco párrafos pueden reducirse a dos; un párrafo a la mitad, y una frase a una palabra. Todo lo que puede ser “capado”, sobra.

Ley de oro. Válida para cualquier escrito. Si no tiene nada que decir, no escriba. El silencio, oral y escrito, es una invaluable contribución a la cultura y a la formación de la opinión pública.

Ejercicio 1. Relea sus artículos. No el mismo día en que son publicados, porque eso suele ser autoerotismo literario. Si usted dice, como una amiga mía, que eso no lo lee ni un preso, acepte que escribió largo y aburrido.

Ejercicio 2. Tome un artículo suyo publicado y empiece a caparlo. Quítele palabras, frases, párrafos. Verá que cabe en la mitad. Si descubre que puede resumirse en una frase, felicítese: ¡está aprendiendo a escribir!


Los lectores me perdonan. Esta columna resultó demasiado larga. Mea culpa.